PALESTINA | Al menos 35 periodistas heridos durante las protestas en Cisjordania

0
564

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la violencia sistemática ejercida por las fuerzas de seguridad palestinas contra numerosos periodistas que cubrían la última semana de protestas tras el asesinato de un conocido activista crítico con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas. Según declara RSF, las autoridades no deben tolerar ninguna violación de la libertad de informar.

Mientras cubrían las manifestaciones, marcadas por enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, muchos periodistas han denunciado agresiones, amenazas y persecuciones. Afirman que durante el hostigamiento les lanzaron piedras, les dispararon gases lacrimógenos y, en algunos casos, destruyeron sus equipos.

En la mayoría de los casos, los agresores eran hombres vestidos de civil que actuaban con total impunidad, mientras las fuerzas de seguridad uniformadas observaban sin hacer nada o, en algunos casos, participaban en las agresiones.

El 28 de junio, 50 periodistas hicieron un llamamiento conjunto a Naciones Unidas para que “tomase las medidas necesarias e inmediatas para protegerles”. El 6 de julio está prevista otra jornada de protestas en Cisjordania.

“Condenamos enérgicamente los actos de represión violenta contra los periodistas, que han tenido un carácter claramente sistemático”, declara Sabrina Bennoui, responsable del área de Oriente Medio de RSF. “Los relatos detallados muestran que se ha utilizado un enfoque ‘sin restricciones’ para impedir que los periodistas trabajen. Es inaceptable que los trabajadores de los medios de comunicación sean deliberadamente atacados desde todas las direcciones, como ha ocurrido. Pedimos a las autoridades que no toleren ninguna violación de su libertad de informar”.

Las mujeres periodistas han sido la más afectadas por la violencia. La reportera independiente Saja Elmi declara a RSF: “El jueves no llevamos chaleco de prensa. No creíamos que fuéramos a necesitar un chaleco en medio de la ciudad y no esperábamos la represión. Pero el sábado llevé un chaleco y una máscara antigás”.

La corresponsal de Middle East Eye, Shatha Hammad, relata cómo un miembro de las fuerzas de seguridad le disparó deliberadamente una granada de aturdimiento, por lo que tuvo que ser trasladada al hospital porque estaba perdiendo mucha sangre. La reportera de Quds News Network, Najlaa Zeitoun, denuncia que fue golpeada, amenazada con ser violada y sometida a insultos sexistas. Cuando le dijo a su agresor que era reportera, él le respondió: “Me importa un bledo”.

La reportera de Filistin Time, Sarah Al-Rifai, explica que un agente de policía le ordenó que dejara de filmar y luego le agarró la manga hasta que un hombre periodista intervino para defenderla. Fayhaa Khanfar, de J-Media, declara que un hombre vestido de civil le arrebató el teléfono y luego otro la empujó violentamente al suelo. Tras recuperar el conocimiento, pidió ayuda a un agente de policía, pero otro le dijo: “No te molestes”.

Muchos periodistas denuncian también que ahora son objeto de campañas de desprestigio en las redes sociales y en los medios de comunicación locales. Entre ellos se encuentra la periodista independiente Faten Alwan, que asegura a RSF que ella y otros periodistas están ahora en una “lista de la vergüenza” y se le acusa de ser agente de Estados Unidos.

Palestina ocupa el puesto 132 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.