IRÁN | Ofensiva contra los periodistas en respuesta al informe de la ONU sobre derechos humanos

0
127

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la última ofensiva contra los medios de comunicación en Irán, en la que al menos cinco periodistas han sido atacados pocas semanas. La ola de represión se produce después de que la ONU publicara, el 21 de julio, un informe condenatorio del Relator Especial Javaid Rehman sobre la terrible situación de los derechos humanos, incluida la libertad de informar, en este país.

Entre las últimas víctimas se encuentra Mohammad Mosaed, un periodista independiente que, el 2 de septiembre, fue condenado por un tribunal revolucionario a cuatro años y nueve meses de prisión, seguidos de una prohibición de dos años de la actividad periodística, por “ennegrecer” la situación, informar sobre “falsas crisis” y “vaciar la mente de los lectores”.

Detenido el 17 de noviembre de 2019 por informar sobre un corte de Internet en Twitter, Mosaed fue puesto en libertad bajo fianza 20 días después. Fue citado e interrogado nuevamente por funcionarios de inteligencia de la Guardia Revolucionaria el 23 de febrero en relación con los mensajes que había publicado en las redes sociales sobre la epidemia de coronavirus.

Kosar Karimi, reportero de Mehr News (una rama de la Organización Islámica para el Desarrollo, órgano de propaganda islámica), fue detenido el 28 de agosto por cubrir una protesta en Abolfazi, una aldea cercana a la ciudad meridional de Ahvaz. Los residentes de la aldea, que llevan un año tratando de impedir que la fundación religiosa más rica de Irán destruya sus hogares, se han enfrentado a la policía en los últimos días.

Según un redactor de Mehr News, Karimi fue puesto en libertad bajo fianza el mismo día de su detención, pero el vicepresidente de la OID dijo que “un funcionario amenazó con hacer una llamada al director de la agencia de noticias para que el periodista dejara de cubrir estos acontecimientos”.

Mientras tanto, el 29 de agosto un tribunal de Ahvaz notificó al periodista independiente Babak Tahmasebi su sentencia a dos años de prisión y 74 latigazos por publicar “noticias falsas” y “difamación”. El caso fue el resultado de una demanda de la Compañía Nacional Iraní de Perforación (NIDC) en respuesta a un artículo sobre el empeoramiento de las condiciones de sus trabajadores. El mismo día se emitió una orden de arresto contra Tahmasebi.

El reportero del digital Tabnak newsAmirreza Amir Taimouri, fue citado para ser interrogado por la FATA (policía cibernética) en la ciudad sudoriental de Kerman el 30 de agosto, a raíz de una denuncia presentada por un parlamentario local y el jefe de la comisión económica parlamentaria, que lo acusaban de “publicar información falsa con el fin de perjudicar a la opinión pública”. Quedó en libertad bajo fianza a la espera de juicio.

Un tribunal de Gonbad-e Kavus (en la provincia nororiental del Golestán) condenó el 13 de agosto al periodista independiente local Aman Mohammad Khojamli a pagar una multa de 1,6 millones de tomanes (algo más de 300€) por “publicar información falsa”. Khojamli, que fue detenido el 7 de febrero y puesto en libertad bajo fianza en espera de juicio, confesó a los periodistas que fue condenado por artículos sobre la crisis económica.

“El aumento de las protestas contra el gobierno iraní ha dado lugar a un incremento de la persecución de los periodistas”, advierte Reza Moini, jefe del departamento de RSF para Irán y Afganistán. “Después de publicar su informe sobre la situación en Irán, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU debe ahora tomar medidas concretas para defender a los periodistas y y a los periodistas ciudadanos, que están siendo censurados, amenazados, detenidos arbitrariamente, maltratados y a veces torturados solo por hacer su trabajo”.

Irán está en el puesto 173 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.