CHINA | Desaparece una médica tras criticar la censura de Pekín sobre el coronavirus

0
166

Reporteros Sin Fronteras (RSF) hace un llamamiento a las autoridades chinas para que aclaren urgentemente la situación de la doctora Ai Fen, una denunciante que lleva dos semanas ilocalizable, después de conceder a los medios de comunicación entrevistas en las que criticaba la censura impuesta por Pekín sobre la epidemia de coronavirus.

El primero en dar la voz de alarma fue el programa de actualidad de la televisión australiana 60 Minutes, que informó el 29 de marzo de que la doctora Ai Fen, jefa del departamento de urgencias del hospital central de Wuhan, estaba desaparecida, aparentemente como resultado de sus críticas a la censura en una entrevista que concedió a la revista Ren Wu, que forma parte del grupo People’s Daily.

El número en el que aparece la entrevista, publicado el 10 de marzo, se eliminó rápidamente de los quioscos. La entrevista también fue retirada de la web de la revista, pero los internautas ya la habían copiado y continuó circulando.

La familia y los colegas de Ai temen que haya sido detenida como resultado del artículo de Ren WuRadio Free Asia, financiada por el gobierno de Estados Unidos, también confirma que no ha conseguido contactar con ella. Su cuenta en la plataforma de redes sociales china Weibo todavía está activa y se han publicado algunos mensajes tranquilizadores en ella. Pero su autenticidad es cuestionable, ya que la policía china suele obligar a los detenidos a revelar sus contraseñas. Tres periodistas y tres comentaristas políticos también han sido detenidos en relación con la epidemia de coronavirus en los últimos dos meses.

“En sus entrevistas con los medios, la doctora Ai Fen dijo que la censura china retrasó la adopción de medidas contra la crisis del coronavirus y, por lo tanto, contribuyó a su propagación en China”, señala Cédric Alviani, jefe de la oficina del Extremo Oriente de RSF. “Instamos a las autoridades chinas a mostrar la máxima transparencia sobre su situación y, si ha sido arrestada, a dejarla de inmediato en libertad, tanto a ella como a todos los demás periodistas e informadores detenidos en China”.

Fueron Ai y un grupo de colegas médicos quienes, el 30 de diciembre, dieron la primera alarma sobre la aparición de un virus en Wuhan parecido al responsable de la epidemia de SARS en 2003, que infectó a unas 8,000 personas y mató a más de 800, principalmente en China. Ocho de los médicos, incluido Li Wenliang, que después moriría a causa del virus, fueron detenidos el 3 de enero por, supuestamente, difundir “rumores falsos”.

China ocupa el puesto 177, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 de RSF. Ver también el Informe Anual de la organización.

 

Etiquetascoronavirus