AZERBAIYÁN | El periodista de investigación Afgan Mukhtarli sale de la cárcel y se exilia en Alemania

0
80
  • Había sido secuestrado en Georgia, adonde había huido tras recibir amenazas
  • Fue devuelto a Azerbaiyán y condenado a seis años de cárcel por acusaciones falsas
  • Llegó a Alemania el mismo día que un tribunal de Bakú ordenó su puesta en libertad
  • RSF denuncia la represión del periodismo independiente en Azerbaiyán y pide la libertad de los periodistas aún presos

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) celebra la puesta en libertad del periodista de investigación Afgan Mukhtarli, que estaba en una cárcel azerbaiyana, y su llegada sano y salvo a Alemania. Mukhtarli fue secuestrado en Georgia en 2017 y llevado de vuelta a su país natal, Azerbaiyán, donde fue sentenciado a seis años de prisión a principios de 2018. El 17 de marzo, un tribunal de Bakú ordenó su liberación, por lo que ese mismo día pudo reunirse por fin con su familia en Berlín. Desde su secuestro, RSF había abogado intensamente por la liberación del periodista azerí.

“Agradecemos a todos aquellos que trabajaron incansablemente por la liberación de Afgan Mukhtarli y por su salida de Azerbaiyán”, destaca el director ejecutivo de RSF Alemania, Christian Mihr, quien estuvo entre quienes recibieron al periodista a su llegada al aeropuerto Schoenefeld de Berlín. También enfatizó la importancia de trabajar por la puesta en libertad de todos los periodistas que siguen encarcelados en Azerbaiyán. “La liberación de Afgan Mukhtarli no puede ocultar la brutalidad empleada por el presidente Ilham Aliyev contra muchos más periodistas que han denunciado la corrupción, el nepotismo y las violaciones de los derechos humanos del régimen. Si bien este caso puede ser inusualmente dramático, también es indicativo de la represión despiadada de la libertad de prensa en Azerbaiyán”.

 

Secuestrado en Georgia, adonde había huido por amenazas

 

Mukhtarli y su esposa, la periodista Leyla Mustafayeva, habían huido a la vecina Georgia en 2015 después de recibir amenazas en Azerbaiyán por sus investigaciones sobre la corrupción gubernamental. Como muchos otros críticos del régimen de Aliyev, esperaban encontrar seguridad en la liberal capital georgiana, Tiflis.

En el otoño de 2016, Mukhtarli solicitó apoyo a RSF después de que las autoridades de Georgia se negaran a emitir un permiso de residencia para su esposa argumentando temores por la seguridad del país. El 29 de mayo de 2017, Mukhtarli fue brutalmente secuestrado cerca de su casa de Tiflis. Sus captores le metieron 10.000 euros en los bolsillos en la frontera de Azerbaiyán. El 12 de enero de 2018, un tribunal de Balakan condenó a Mukhtarli a seis años de prisión por los falsos cargos de contrabando, cruzar la frontera ilegalmente y negarse a cumplir con las instrucciones de la policía.

Su esposa e hija abandonaron Georgia a finales de 2017, después de que comenzaran a recibir amenazas ellas mismas. Con el apoyo de RSF, Mustafayeva solicitó con éxito asilo político en Alemania. A pesar de los llamamientos de la sociedad civil local para que se llevase a cabo una investigación completa, Georgia nunca ha ofrecido una explicación concluyente sobre el posible papel desempeñado por las autoridades georgianas en el secuestro de Mukhtarli.

Mientras estaba preso en Azerbaiyán, las autoridades aislaron a Mukhtarli, le limitaron las visitas y lo alejaron de sus compañeros de cárcel. El 20 de septiembre de 2019, la policía registró a su abogado al ingresar a la celda de Mukhtarli y lo encerraron durante 45 minutos, mientras los guardias de la prisión se incautaban de sus notas y las leían. Mukhtarli comenzó una huelga de hambre para protestar por los malos tratos de la policía a él y a su abogado.

Azerbaiyán ocupa el puesto 166, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 de RSF. Los principales medios de comunicación críticos del país han sido silenciados o han tenido que mudarse al extranjero, las webs independientes más relevantes están bloqueadas y al menos cinco periodistas están actualmente en prisión. Ver también el Informe Anual de la organización.