PREMIOS | RSF desvela los nombres de sus galardonados con el Premio a la Libertad de Prensa 2022, en presencia del Nobel de la Paz Dmitri Muratov

0
607

La ceremonia de la trigésima edición del Premio Reporteros Sin Fronteras (RSF) a la Libertad de Prensa, celebrada este 12 de diciembre en París en presencia del Premio Nobel de la Paz 2021, ha distinguido a la periodista iraní Narges Mohammadi (Premio al Coraje), a los periodistas ucranianos Mstyslav Tchernov y Yevhen Maloletka (Premio al Impacto) y al periodista marroquí Omar Radi (Premio a la Independencia).

Desde hace 30 años, el Premio RSF a la Libertad de Prensa reconoce el trabajo de periodistas o medios que han contribuido de manera notable a la defensa o la promoción de la libertad de prensa en el mundo. Organizada en París después de haber sido albergada en Londres, Berlín y Taipei, la ceremonia de entrega de los premios se ha celebrado en los Campos Elíseos en presencia de Dmitri Muratov, editor jefe del periódico moscovita Novaya Gazeta, y de los ministros de Cultura de Francia y Ucrania, Rima Abdul y Oleksandr Tkachenko, respectivamente.

Los galardones han sido concedidos a la periodista iraní Narges Mohammadi, actualmente en prisión por su defensa de la libertad de prensa y los derechos humanos (Premio al Coraje); a los periodistas ucranianos Mstyslav Tchernov y Yevhen Maloletka, los únicos que documentaron durante tres semanas el bombardeo de la ciudad de Mariúpol, en Ucrania (Premio al Impacto) y al periodista marroquí  Omar Radi, encarcelado actualmente y víctima de acoso judicial por sus investigaciones sobre temas sensibles (Premio a la Independencia). En total, quince periodistas y medios de otros tantos países estaban nominados a los premios 2022.

En su discurso de apertura, el periodista ruso Dmitri Muratov, Premio Nobel de la Paz 2021, ha rendido homenaje a su compañera Anna Politkovskaya, así como a los otros 1 200 periodistas asesinados en los últimos quince años y ha resaltado la “nueva era de confrontación entre los regímenes dictatoriales o autoritarios y el periodismo independiente”. “Si antaño se asesinaba a los periodistas, ahora se liquida a medios enteros”, ha sentenciado Murátov, alabando la valentía de la periodista filipina Maria Ressa, con quien comparte el Premio Nobel y que se enfrenta actualmente a una pena de 100 años de cárcel.

En cada edición, este premio se concede a personas extraordinarias, que ejercen el periodismo para que la democracia y los derechos humanos se mantengan con vida, para que los desafíos de la humanidad puedan abordarse, tanto a nivel global como local, y, como dijo Albert Camus, simplemente para “evitar que el mundo se deshaga”, ha afirmado el secretario general de RSF, Christophe Deloire, en la apertura de la ceremonia de entrega de premios.

El jurado de esta trigésima edición, encabezado por el periodista y columnista francés Pierre Husky, presidente de RSF, está formado por eminentes periodistas y defensores de la libertad de expresión de todo el mundo. Varios galardonados en ediciones anteriores han participado en la ceremonia y han sido los encargados de entregar los premios: Can Dündar, ex editor jefe del diario Cumhuriyet en Turquía; Lina Attalah, cofundadora y redactora jefe de Mada Masr, periódico egipcio independiente y Matthew Caruana Galizia, periodista de investigación e hijo de la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia, asesinada con un explosivo en su coche, en 2017.


  • Premio al Coraje: Narges Mohammadi (Irán)

Casi ininterrumpidamente en prisión durante los doce últimos años por su lucha en pro de los derechos humanos y la libertad de prensa, Narges Mohammadi es un símbolo de valentía. Incluso desde la cárcel, sigue informando sobre la situación de los presos, especialmente sobre las mujeres. Su vida es un combate constante, en el que tiene que multiplicar los sacrificios para que su voz trascienda. Casada con un periodista, Taghi Ramani, tiene dos hijos a los que no ha visto crecer: desde 2011, solo ha pasado algunos meses fuera de prisión. A pesar de sus problemas cardíacos, ha recibido 154 latigazos y otros malos tratos y torturas. Sin embargo, no pierde la esperanza y sigue llamando a la desobediencia civil, siempre con una sonrisa en los labios. Ha publicado docenas de artículos desde la cárcel, realizado un documental y escrito un estudio sobre la llamada “tortura blanca”, White Torture, basado en entrevistas a 16 detenidos.

  • Premio al Impacto: Mstyslav Tchernov y Yevhen Maloletka (Ucrania)

Son los únicos periodistas de prensa internacional que lograron documentar las consecuencias de los combates y bombardeos en Mariúpol (Ucrania), durante 20 días del pasado marzo, para Associated Press. Su foto de la mujer embarazada y herida tras el bombardeo de la Maternidad dio la vuelta al mundo, alertando a la opinión pública internacional sobre lo que estaba sucediendo en la ciudad sitiada. Perseguidos por el ejército ruso debido al impacto que causaban sus imágenes, Mstyslav Tchernov y Yevhen Maloletka trabajaron en condiciones extremadamente difíciles, pero recibieron ayuda de la población, consciente de la importancia de su labor.

  • Premio a la Independencia: Omar Radi (Marruecos)

Este periodista de investigación lleva más de diez años investigando temas sensibles, como la corrupción, y es víctima de acoso judicial. En junio de 2020, se abrió contra él una investigación por «espionaje», justo después de que Amnistía Internacional revelara que su teléfono había sido pirateado utilizando el software espía Pegasus. Un mes después, fue encarcelado tras una denuncia por «violación». Estos dos casos diferentes fueron tratados, sin embargo, de forma conjunta por las autoridades, lo que plantea dudas sobre la imparcialidad de su juicio, sobre todo porque este periodista y activista de los derechos humanos ya estaba en su punto de mira desde hacía varios años. En diciembre de 2019, se le impuso una condena de cuatro meses de prisión por «desacato», por un tuit publicado ocho meses antes. Para denunciar su detención preventiva, Omar Radi llevó a cabo una huelga de hambre, que tuvo que abandonar 21 días después, debido a la enfermedad de Crohn que padece. Desde entonces, permanece muy debilitado.