ARGENTINA | La agresividad de Javier Milei hacia la prensa es una señal de alerta: RSF seguirá de cerca el mandato del nuevo presidente argentino

0
1135

El economista ultraliberal de extrema derecha Javier Milei asumirá la presidencia de Argentina el próximo 10 de diciembre. Ante su actitud abiertamente hostil hacia los periodistas y su desprecio de las normas internacionales sobre el derecho a la información, Reporteros Sin Fronteras (RSF) da la voz de alarma: es necesario ofrecer garantías para proteger el trabajo de los periodistas.

El domingo 10 de diciembre, Javier Milei jurará su cargo como presidente de Argentina. Conocido por sus apariciones en radio y televisión como comentarista económico, en los últimos cinco años Javier Milei se ha vuelto cada vez más polémico y hostil hacia los periodistas. Su agresividad se manifiesta tanto en las redes sociales como en la escena pública. Sus violentas contiendas verbales con cualquier periodista crítico constituyen ya una señal de alarma para el respeto y la garantía del derecho a la información en el país.

“Por desgracia, el estilo agresivo de Javier Milei con la prensa no es una novedad en la escena política mundial. Ha llegado al poder replicando la estrategia empleada por otros jefes de Estado del continente americano, como Jair Bolsonaro en Brasil y Donald Trump en Estados Unidos, que celebraron su victoria. Al igual que ellos, el nuevo presidente argentino utiliza una retórica abiertamente hostil hacia el periodismo, retomada y amplificada en las redes sociales por sus seguidores. Esta estrategia tiene como objetivo desacreditar a los medios y periodistas críticos con su política. Al anunciar que está dispuesto a calificar a un sector de la prensa como enemigo de su gobierno, la llegada de Javier Milei a la jefatura del ejecutivo argentino es un mensaje de alarma para el periodismo en el país”.

Artur Romeu | Director de la oficina de América Latina de RSF

Durante más de cinco años, las intervenciones de Javier Milei han estado marcadas por un claro desprecio al periodismo, que se ha materializado en ataques verbales, amenazas, intimidaciones judiciales y su programa político de desmantelamiento de los medios públicos:

  • Constantes insultos en público a periodistas

En varias ocasiones desde 2018, Javier Milei, entonces cronista económico en televisión y radio, ha llamado a los periodistas “ignorantes”, “estúpidos” y “burros”. La mayoría de las veces, lanza estos insultos en cuanto un periodista hace preguntas que no le agradan. Durante la campaña presidencial, llamó “mentirosos” a Chequeado, una de las agencias de verificación más reputadas del país. También ha calificado a menudo de “ensobrados” (sobornados) a los periodistas y a los medios.

  • Amenazas y agresiones físicas

Antes de convertirse en diputado en 2021, amenazó físicamente en la televisión a varios periodistas en al menos en dos ocasiones. En 2023, empujó deliberadamente a un reportero en la ciudad de Rosario, al noreste del país, durante un mitin político diciéndole condescendientemente: “Esto está abierto a cualquiera, no a ustedes”. Los discursos de Javier Milei banalizando los ataques a la prensa son retomados por sus partidarios, que no tienen reparos en propagar los insultos que lanza a los periodistas. El día de las elecciones presidenciales, mientras Javier Milei votaba, el equipo de la televisión pública Canal 7 que cubría el proceso electoral llegó a ser agredido por partidarios del candidato, que amenazaron y arrebataron el micrófono a la periodista Gabriela Radice.

  • Procesos judiciales contra periodistas 

En 2022, siendo aún diputado, Javier Milei demandó a cinco periodistas por difamación, exigiendo una indemnización de un millón de pesos (aproximadamente 3.000 dólares) a cada uno de ellos. Los periodistas lo criticaron y compararon sus comentarios con planteamientos nazis a raíz de sus declaraciones públicas en las que reivindicaba la “superioridad moral y estética” de su partido político.

  • Intención de desmantelar los medios públicos 

Desde que fue elegido el 19 de noviembre de 2023, e incluso antes de jurar el cargo, Javier Milei ya ha incluido a las emisoras de radio y televisión públicas y a la agencia nacional de noticias Telam en la lista de empresas estatales que serán privatizadas o cerradas por haberse convertido, a su juicio, en “un mecanismo de propaganda”. También anunció que eliminaría toda la publicidad oficial en los medios.

Durante la campaña electoral en Argentina, RSF presentó una serie de propuestas a los candidatos con la intención de reforzar las garantías para el ejercicio de un periodismo libre, plural y diverso. Argentina ocupa el puesto 40 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por RSF en 2023, 11 posiciones menos que el año anterior.