HONDURAS | Asesinan al periodista Adán Benítez, el segundo en menos de dos meses

07.07.2011 19:10

El 4 de julio de 2011 encontraron muerto a Adán Benítez, periodista de los canales locales 45TV y Teleceiba Canal 7, en La Ceiba, en el departamento de Atlántida (norte). Adán Benítez es el segundo periodista asesinado en el país en menos de dos meses. El 10 de mayo de 2011 Héctor Francisco Medina Polanco, coordinador de un noticiero del canal Omega Visión, fue asesinado en la región de El Progreso (norte) (http://es.rsf.org/honduras-pista-profesional-seria-en-el-12-05-2011,40272.html). Este crimen permanece impune.
 
Reporteros Sin Fronteras deplora el asesinato de Adán Benítez y pide que no se descarte la pista profesional en la investigación. Las autoridades deben hacer todo lo posible para identificar a los responsables de la violencia contra los periodistas y que rindan cuentas ante la justicia. Estos crímenes no pueden quedar impunes. 
 
Dos sujetos no identificados habrían asaltado al periodista en el barrio La Independencia; tras despojarlo de sus pertenencias, lo habrían ejecutado de un disparo en la cabeza. Las autoridades policiacas encargadas de la investigación concluyeron rápidamente que el móvil del crimen era el robo.
 
Adán Benítez, de 42 años de edad, trabajó durante quince años como periodista; colaboró con las cadenas televisivas locales Canal 14 y Canal 36, así como con la emisora Estéreo McIntosh 103.5 FM. Antes de su muerte, el periodista realizaba reportajes especiales para Teleceiba Canal 7 y 45TV. Según información confiada al Comité por la Libertad de Expresión C-Libre, Benítez habría denunciado en el informativo matutino "Diario de la Mañana" del canal 45TV, crímenes cometidos por una banda implicada en el robo de autos. El periodista habría afirmado poder identificar a los malhechores.
 
Con este asesinato asciende a tres el número de periodistas asesinados desde 2010 en La Ceiba, una de las ciudades más peligrosas del país (http://es.rsf.org/honduras-aun-no-se-ha-averiguado-el-movil-29-12-2010,39183.html). Estos repetidos crímenes reflejan la vulnerabilidad de los profesionales de los medios de comunicación en Honduras.