FRANCIA | RSF recrimina a Robert Ménard por insultar a periodistas

22.05.2015 20:29

"No, Robert, no se puede insultar así a los periodistas, no puedes ceder a esta demagogia que va mucho más allá de la crítica legítima a los medios", dijo Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF). "Has hecho mucho por los periodistas a los que se impide trabajar en el mundo entero y por los pueblos privados de información libre. Nuestra organización te debe mucho, pero ahora traicionas tus ideales y tu compromiso del pasado".

 

RSF deplora profundamente los propósitos vengativos e insultantes del alcalde de Béziers, Robert Ménard, contra dos periodistas miembros de la oficina del Club de Prensa de Languedoc-Rosellón. Es más que lamentable que un cargo electo de Francia ataque con semejante violencia verbal a representantes de periódicos que cubren la actualidad de su comunidad. Esta virulencia deriva de la intimidación y, como tal, es un ataque a la libertad de información. Se produce en un clima de violencia verbal, ya veces hasta física, contra la prensa.

 

Increpar no se traduce en una exigencia para el periodismo, sino en un peligro. Hay demasiados líderes políticos que no se reconocen a sí mismos en un artículo o un tema periodístico y prefieren caer en el insulto o el desprecio. No se puede ignorar el creciente odio hacia lo diferente y el cada vez mayor disgusto por las representaciones contrarias, sentimientos que alimentan demasiados franceses. Alentarlos entraña un grave riesgo para las libertades que defiende RSF.

 

"Los insultos del que fuera secretario general de RSF contra periodistas son, obviamente, una herida para todo el equipo, que nos causa consternación y tristeza", explica Christophe Deloire.

 

Robert Menard fue fundador de RSF junto con Rémy Loury, Jacques Molénat y Emilien Jubineau, y dirigió la organización durante 23 años. Desde su renuncia en 2008, hace siete años, no ejerce ninguna función en la organización, ni siquiera de manera informal.