COLOMBIA | Fin de la investigación contra William Parra

16.03.2015 15:17
Tras una batalla judicial de siete años, la justicia colombiana ha declarado inocente al periodista de Telesur William Parra, acusado de tener nexos con las FARC. Reporteros Sin Fronteras celebra esta decisión y pide un resarcimiento por los daños causados al periodista.
 
El 11 de marzo, la Fiscalía General de la Nación puso fin a un largo proceso contra el periodista de Telesur William Parra, que estaba acusado de tener vínculos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El periodista estaba en el punto de mira de las autoridades colombianas desde 2006, fecha en la que comenzó a trabajar en Telesur, y a partir de la cual ha sufrido el acoso de las autoridades judiciales a lo largo de siete años. Esta decisión de la justicia colombiana ha puesto fin a un proceso heredado de los años negros del presidente Álvaro Uribe, en los que las escuchas telefónicas (“chuzadas”) y las amenazas a medios de comunicación, atribuidas a paramilitares o al Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), obligaron a numerosos periodistas a exiliarse.
 
“Reporteros Sin Fronteras celebra esta decisión, pese a llegar demasiado tarde”, señala Claire San Filippo, responsable del Despacho Américas de la organización. “En vista del perjuicio evidente que padeció William Parra, éste debería recibir una indemnización justa”, añade San Filippo.
 
En 2007, el director de la Policía Nacional colombiana, el general Oscar Naranjo, acusó a William Parra de “manipulación y complicidad” con las FARC en el secuestro del capitán Guillermo Javier Solórzano. En 2010, el periodista fue objeto de una orden de arresto por “rebelión”, “concierto para delinquir” y “financiación del terrorismo”, porque supuestamente su nombre aparecía en varios mails encontrados en el ordenador de Raúl Reyes, ex número dos de las FARC, asesinado por el ejército colombiano en territorio ecuatoriano en marzo de 2008. El fiscal que dictó esta orden era un militar jubilado, que poco después fue destituido. En ningún momento la defensa pudo tener acceso a las supuestas pruebas.
 
Frente a estas acusaciones infundadas, el periodista se vio obligado a exiliarse en Venezuela, donde reside desde 2007. Preguntado por RSF si desea regresar a Colombia afirma que quiere volver: “Volver, quiero. No sé si existan las garantías y las condiciones. No sé si el establishment me deje volver. Colombia vive un momento especial para definir el fin del conflicto, ojalá nos den la oportunidad de hacer periodismo a quienes siempre hemos apostado por la paz”, añadió.
 
Colombia ocupa el puesto 128, de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.