ALEMANIA | RSF pide la enmienda inmediata de la propuesta de ley que permitiría espiar a periodistas

07.07.2016 16:12

Reporteros Sin Fronteras pide a los grupos parlamentarios de la coalición actualmente en el gobierno alemán que enmienden la propuesta de ley sobre el Bundesnachrichtendienst (BND), los servicios de inteligencia alemanes, para impedirles que espíen a los periodistas.

 

La nueva ley que daría al BND la posibilidad de vigilar a los periodistas se debatirá mañana en el parlamento bajo una propuesta que, en lugar de proteger a los periodistas, trae medidas legales que pueden constituir graves violaciones a dos derechos fundamentales: el de expresión y el de prensa.

 

“Estamos consternados por ver cómo los políticos alemanes pretenden permitir a su agencia de Inteligencia que espíe a los periodistas extranjeros”, afirma Christian Mihr, director ejecutivo de la oficina en Berlín de Reporteros Sin Fronteras.

 

“Hasta ahora, las leyes de Inteligencia alemanas habían dejado exentos a los periodistas, pero ahora no hay ninguna cláusula que les impida ser vigilados. El BND tiene como objetivo a periodistas de países no pertenecientes a la Unión Europea, con ello las autoridades alemanas parecen abogar por que la libertad de prensa es un derecho exclusivo alemán, importándoles poco la situación de la libertad de prensa más allá de sus fronteras”, añade.

 

Diferentes estatus según las nacionalidades

 

La nueva legislación no permite espiar a ciudadanos alemanes y sólo permite un espionaje limitado a los ciudadanos de otros países miembros de la Unión Europea. Sin embargo contempla un seguimiento sin restricciones a los ciudadanos de países no pertenecientes a la UE si se considera que dicho espionaje es útil para proteger Alemania.

La nueva legislación carece de las habituales excepciones para proteger a la prensa, como el apartado tercero de la ley denominada G10 sobre la confidencialidad de los correos electrónicos y las telecomunicaciones.

 

De aprobarse, la nueva ley permitiría, por ejemplo, vigilar a los periodistas del New York Times si éstos recibiesen información confidencial que las autoridades alemanas consideraran sensible.

 

Leer más información (en inglés)