AFGANISTÁN | Brutal asesinato del periodista Sadim Bhadrzai Khan

24.02.2012 12:58

  • Director de una popular emisora de radio, fue secuestrado y decapitado
  • Reporteros sin Fronteras exige la detención y castigo de los asesinos e instigadores de este crimen y pide que se respete el derecho de información

 

Sadim Bhadrzai Khan, de 25 años, director del local de la radio Mehman – Melina, fue decapitado el 22 de febrero por desconocidos. Unas horas antes, lo habían secuestrado en la localidad de Urgun, en la provincia de Paktika (este de Afganistán).

"Ofrecemos nuestras condolencias a la familia y los amigos de Sadim Bhadrzai Khan, miembro de la Asociación de Periodistas Independientes de Afganistán. Exigimos la verdad sobre las circunstancias de la muerte. Los autores e instigadores de este horrendo crimen deben ser detenidos y castigados".

Fundada en 2011, la emisora se convirtió rápidamente en uno de los medios de comunicación más influyentes de la región. Según Yaghob Manzor, director adjunto del medio, “sobre las ocho de la noche, Sadim Bhadrzai Khan recibió una llamada telefónica y salió de su casa. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente". Por su parte, la policía ha abierto una investigación "para identificar a los autores de esta brutal decapitación".

Zabihullah Mujahid, portavoz talibán, negó cualquier responsabilidad de los insurgentes en este asesinato. Sin embargo, la decapitación es una notoria forma de ejecución de los talibanes. El este y el sur de Afganistán, donde se localizan los bastiones talibanes (enemigos de la libertad de prensa), son verdaderos "agujeros negros de la información". Los talibanes asesinan a cada vez más ciudadanos y periodistas.

Por otra parte, tras las manifestaciones en varias ciudades contra "los insultos hacia el Corán" por parte de soldados de Estados Unidos, varios periodistas han resultado heridos por agentes de policía y manifestantes. El 22 de febrero, el fotógrafo de la Agencia France-Presse recibió un disparo en el cuello por una bala de goma. Su vida no corre peligro.

Ante hechos tan graves, es comprensible que la prioridad de las fuerzas del orden sea la seguridad pública. Pero la información es un derecho fundamental. Debe ser respetado. Las agresiones físicas y los actos ilegales cometidos por la policía contra los periodistas siguen impunes, y esta es una de las razones del aumento de la inseguridad para los periodistas en el país.