PAKISTÁN | Asesinado el bloguero Muhammad Zada por denunciar el tráfico de drogas local

0
321

Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide una investigación independiente sobre el asesinato del periodista que utilizó su página de Facebook para denunciar las actividades de los narcotraficantes y sus cómplices en la administración local de la zona donde vivía, en el noroeste de Pakistán. Quienes ordenaron este espantoso asesinato deben ser llevados ante la justicia, afirma RSF.

Muhammad Zada fue abatido a tiros en su casa de Sakhakot, ciudad de la provincia de Khyber-Pakhtunkhwa, el 8 de noviembre, tras ser perseguido en su interior por dos hombres que le habían seguido en motocicleta.

Editor de una página de Facebook llamada “Citizen Journalist PK” en la que cubría temas sociales en Malakand, el distrito en el que se encuentra Sakhakot, se había hecho famoso recientemente por llamar la atención sobre las actividades de los grupos criminales locales y la complicidad de la que gozan dentro del gobierno local.

Durante una “Kuli Katchery” (una especie de audiencia pública en la que se supone que los ciudadanos pueden expresar sus quejas) celebrada el mes pasado, Zada pronunció un encendido discurso en el que denunció el “creciente negocio de la droga” en la región y la “corrupción rampante” de los funcionarios locales. Un vídeo de su discurso, en el que implicaba claramente a los narcotraficantes y a influyentes figuras locales, circuló ampliamente por las redes sociales, enfadando a las personas citadas.

En un mensaje publicado posteriormente en Internet, Zada dijo que el subcomisario de policía de Malakand le estaba acosando y que debía ser considerado responsable en caso de que cualquier “conspiración sucia” provocara su muerte.

Ayer, el ministro jefe de la provincia, Mahmood Khan, anunció que había suspendido al subcomisario y al subcomisario y que había ordenado una investigación sobre el asesinato de Zada.

“Tomamos buena nota de las medidas adoptadas por el gobierno de Khyber-Pakhtunkhwa y le instamos a que haga todo lo necesario para garantizar que los que ordenaron el espantoso asesinato de Muhammad Zada sean llevados ante la justicia”, declara Daniel Bastard, responsable de la sección de Asia-Pacífico de RSF.

“Al llenar el vacío dejado por los medios de comunicación tradicionales, que no se atreven a cubrir ciertos temas sensibles debido a diversas formas de presión y autocensura, Muhammad Zada estaba proporcionando a sus conciudadanos información absolutamente vital de interés público. Este crimen atroz no puede quedar impune”.

Zada es el segundo periodista asesinado en la última semana en Pakistán, donde la violencia se utiliza a menudo para silenciar a los críticos.

Como informó RSF, el cuerpo de Nazim Jokhiyo, un reportero de vídeo aficionado, fue encontrado cubierto con las marcas de golpes y torturas el 3 de noviembre, unas horas después de que publicara un vídeo en Internet en el que se veía a unos cazadores furtivos organizando una cacería de dignatarios árabes en la provincia sureña de Sindh.

Pakistán ocupa el puesto 145 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.