VIETNAM | Nueva huelga de hambre de un informador preso, RSF pide la intervención del relator de Naciones Unidas sobre torturas

07.03.2019 18:27

 


Reporteros Sin Fronteras va a elevar al relator especial de Naciones Unidas para las torturas los crecientes malos tratos recibidos por los informadores encarcelados en Vietnam. El reportero Nguyen Van Hoa cumple dos semanas en huelga de hambre para protestar por las agresiones recibidas en prisión.


 

Detenido desde enero de 2017, Nguyen Van Hoa cumple una condena a siete años de cárcel. El 22 de febrero inició una huelga de hambre y escribió a las autoridades locales y a la fiscalía en Hanoi detallando todos los casos de malos tratos a los que había sido sometido. Asegura que seguirá su huelga de hambre hasta que los resposables por sus agresiones hayan sido investigados, como contemplan las leyes y la Constitución de la República Socialista de Vietnam.


"Es absolutamente inaceptable que un periodista, encarcelado únicamente por intentar informar a sus conciudadanos, se vea abocado a someterse a si mismo a privaciones de comida para garantizar que se respetan sus derechos más básicos, incluido el derecho a la integridad física", afirma Daniel Bastard, responsable de la oficina de Asia-Pacífico de Reporteros Sin Fronteras.

 

"Incumpliendo su propia legislación Vietnam demuestra una vez más su concepto de libertad de prensa y estado de derecho. Pedimos al relator especial de Naciones Unidas sobre torturas que considere tomar las acciones necesarias para poner fin a estas violaciones de los derechos humanos".

 


Torturas


Nguyen Van Hoa trabajaba para Radio Free Asia cuando fue detenido, el 11 de enero de 2017, por filmar las protestas que tuvieron lugar en el país. Estuvo nueve días en custodia policial, en los que fue maniatado y agredido por ocho policías. También le sometieron a las mismas torturas con agua que los soldados estadounidenses utilizaron con los prisioneros del Viet Cong durante la guerra de Vietnam.


Ocho meses después de recibir su sentencia a siete años de cárcel, en noviembre de 2017, fue citado para testificar contra otro bloguero, Le Dinh Luong, en agosto de 2018. Cuando se negó a cooperar, le pusieron en aislamiento y fue de nuevo duramente agredido por policías.

 

La bloguera Nguyen Ngoc Nhu Quynh, conocida como Me Nam, también estuvo en huelga de hambre para protestar por las condiciones inhumanas a las que estuvo sometida. Fue puesta en libertad en octubre de 2018 con la condición de que dejara el país.

 

“Infierno"


A continuación se detallan algunos ejemplos de las terribles condiciones en las que están encarcelados actualmente 29 periodistas ciudadanos en Vietnam.

 

"Mi marido fue transferido a la otra punta del país sin informarme", contaba a RSF Nguyen Thi Kim Thanh, esposa de Truong Minh Duc, periodista sentenciado a 12 años de cárcel en abril de 2018. "Ahora tengo que viajar 2000 kilómetros para verle. Tiene la tensión alta y problemas de corazón. Nuestras vidas se han convertido en un infierno".

 

La bloguera y fotoperiodista Nguyen Dang Minh Man, encarcelada desde 2011, ha recibido el mismo trato. Su familia, que vive en la ciudad d Tra Vinh, tiene que viajar largas distancias para visitarla en la prisión de Thanh Hoa. Estuvo en huelga de hambre en marzo de 2017 para protestar contra el último episodio de violencia recibida. En noviembre de 2014 pesaba sólo 35 kilos después de las huelgas de hambre que había mantenido en años anteriores.

 

“Destruirme mentalmente”

 

El bloguero Nguyen Van Dai, condenado a 15 años de cárcel en el mismo juicio que Truong Minh Duc, fue puesto en libertad en junio de 2018 con la condición de que dejara el país. Tiene actualmente estatus de refugiado en Alemania, donde se ha reunido con RSF para hablar sobre las condiciones en las que estuvo encarcelado.


"Los guardias recibieron instrucciones para hacer todo lo posible para convertir mi vida en una miseria. El agua que me daban por la mañana tenía un olor nauseabundo. Cuando estaba enfermo me presionaban con retirarme las medicinas. En los primeros 20 días de mi detención añadían sistemáticamente granos no cocinados a mi arroz, convirtiéndolo prácticamente en incomestible. En lo que respecta a mi familia, no pudieron verme durante once meses".

 

"Toda esta maldad por parte de la administración de la prisión tenía un único objetivo: destruirme mentalmente", cuenta. "Incluso antes de que me detuvieran, la policía me agredió (...) Así que durante mis primeros días en aislamiento me convencí de que sería un error no pelear".

 

Dai está convencido de que la presión internacional ayudó a que Hanoi mejorara las condiciones de encarcelamiento de los periodistas ciudadanos presos en Vietnam. "Sin el apoyo internacional, todavía estaría cumpliendo la condena a 15 años de cárcel".


Vietnam ocupa desde hace tiempo los últimos puestos de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.


Consulta más información sobre Vietnam en el Informe Anual elaborado por RSF-España.