SUIZA | RSF pide protección para el periodista Arnaud Bédat, amenazado de muerte

20.02.2019 23:27

 

La sección suiza de Reporteros Sin Fronteras manifiesta su extrema preocupación por las amenazas de muerte que ha recibido el periodista suizo Arnaud Bédat del semanario L’Illustré, por sus reportajes sobre Andriy Pavelko, presidente de la federación de futbol ucraniana. RSF pide a las autoridades suizas que le den total protección.


Los artículos de Bédat se centraban en el préstamo de cuatro millones de euros que habría recibido Pavelko para la federación ucraniana de fútbol por parte de la UEFA, con sede en la ciudada suiza de Nyon. El pasado mes de noviembre, el periodista recibió una llamada de un número ucraniano. Una persona sin identificar le amenazó de muerte de forma explícita y le dijo que no estaba seguro en Suiza.


Según Bédat el número de teléfono es uno que utiliza Pavelko, que acaba de ser electo miembro del comité ejecutivo de la UEFA. El periodista ha considerado que las amenazas tenían la suficiente magnitud como para presentar una queja ante el departamento de justicia de la Confederación Suiza, que la ha trasladado a las autoridades de Jura, donde reside Bédat.


Pese a los numerosos años de experiencia de este reportero, Bédat asegura que las amenazas “son más duras de lo que puedan pensar” y ha pedido formalmente a las autoridades que le den protección.

 

Estas amenazas, que son muy raras en Suiza, y suponen una amenaza intolerable a la libertad de prensa. RSF-Suiza pide a las autoridades judiciales y policiales que respondan con determinación y den al periodista plena protección.

 

La violencia contra los periodistas crece en todo el mundo y alcanzó un nivel sin precedentes en 2018, según el último balance de Reporteros Sin Fronteras. Pero hasta ahora el ambiente para la prensa ha sido muy favorable en Suiza, que ocupa el puesto 5 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Liberad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.

 

Es vital que este clima favorable se mantenga y que las amenazas a los periodistas suizos sean condenadas y perseguidas con la mayor de las firmezas.