SUDÁN | RSF alerta de la situación en Sudán: más de 100 violaciones a la libertad de prensa en un mes

23.01.2019 11:56

 

Reporteros Sin Fronteras condena los abusos sistemáticos del gobierno sudanés contra los medios de comunicación y periodistas, además de las presiones económicas destinadas a impedir que la prensa cubra la oleada de protestas antigubernamentales del último mes, en la que han muerto ya 40 personas, según fuentes de varias ONG.


Este acoso a la prensa está adquiriendo niveles alarmantes. RSF cifra en más de un centenar las violaciones a la libertad de prensa durante el pasado mes, entre ellas, 66 detenciones de periodistas, seis casos de retirada de la acreditación de corresponsales extranjeros (incluidas Al Jazeera y la agencia turca Anadolu), y 34 retiradas de periódicos. Las principales redes sociales siguen inaccesibles, excepto para aquellos que utilizan redes encriptadas VPN.


La agencia de Inteligencia Nacional y Servicios de Seguridad, que revisa la actividad de la prensa, ha prohibido de facto la cobertura de las protestas. El periódico privado Al-Jareeda ha sido confiscado por 12º día consecutivo.

 

"Mandan agentes a los periódicos o exigen a los editores que cambien titulares para resaltar el éxito de la policía en sofocar pequeñas manifestaciones, en lugar de cubrir las protestas ellos mismos", cuanta a RSF un periodista sudanés. "Ahora confiscan periódicos en las imprentas, después de prohibir las impresiones, con el principal objetivo de provocar pérdidas económicas a los medios", explica.

 

"Los periodistas que intentan cubrir las protestas en Sudán están ahora totalmente dominados por el acoso del régimen", afirma Arnaud Froger, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. "Para impedir la circulación de noticias se utilizan ampliamente todo tipo de intimidaciones, censuras, propagandas y presiones económicas. Condenamos la naturaleza sistemática de esta persecución, que está alcanzando niveles record".

 

RSF lleva condenando esta persecución a la prensa desde que comenzaron las protestas. Una tendencia que ha llegado al vecino Sudán del Sur, donde la autoridad reguladora ha citado al editor del Al-Watan, Michael Christopher, para ordenarle que dejara de cubrir las protestas en Sudán y pedirle disculpas al embajador sudanés.

 

En una carta obtenida por Reporteros Sin Fronteras, la autoridad reguladora de Sudán del Sur afirma: "Las protestas que tienen lugar en Sudán son asuntos internos que afectan a una nación amiga, y los medios de Sudán del Sur no deben escribir o emitir investigaciones o comentarios sobre ellas"


Sudán ocupa el puesto 174 de los 180 países que ocupan la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros in Fronteras.