SUDÁN DEL SUR | Las autoridades continúan amenazando con el cierre a la emisoras comunitarias católicas

01.10.2014 18:07
Tras cerrar una emisora de radio en la capital, las autoridades del país amenazan ahora con cerrar otra en la ciudad de Wau.
 
El Gobierno de Sudán del Sur parece haber encontrado un nuevo objetivo para plisar su censura, las emisoras comunitarias católicas. Semanas después del cierre de Radio Bakhita, en Juba, la radio Voice of Hope ha recibido una advertencia de las autoridades que amenazan con ordenar su cierre si sigue ignorando las directrices recibidas en materia política. La Red de Emisoras Católicas recuerda que no es la primera vez que las autoridades del Estado de Bahr el Ghazal amenazan a Voice of Hope. En julio prohibieron a los medios regionales referirse a temas que afectan a los problemas de la seguridad del Estado. 
 
Radio Bakhita, dirigida por la archidiócesis de Juba, fue cerrada el 16 de agosto por los Servicios de Seguridad Nacional después de informar sobre los enfrentamientos en Benitiu. En la actualidad se le ha permitido volver a emitir bajo la condición de abstenerse de hablar de temas políticos. 
 
"Quizás no sea la primera tarea de las radios comunitarias cubrir temas políticos y de seguridad, pero evitarlos resulta inconcebible en un país donde la guerra civil afecta a la actividad diaria de la población", afirma Cléa Kahn-Sriber, responsable de la oficina de África de Reporteros Sin Fronteras. 
 
"Además, el espectro de medios de Sudán del Sur hace que sean las radios comunitarias las que a veces tenga de manera exclusiva las fuentes de información a nivel local. Prohibirlas es un acto intolerable de censura por parte Gobierno", añade Kahn-Sriber.
 
Según la Red de Emisoras Católicas, las autoridades se acogen a la nueva ley de medios para amenazar a la Voice of Hope. Esta nueva legislación ha estado varios años en fase de preparación y, pese a que ha entrado en vigor el 9 de septiembre, la versión final todavía no ha sido publicada. 
 
Los analistas internacionales han manifestado su preocupación por el borrador, disponible desde diciembre, porque contempla una regulación muy restrictiva sobre la ética del periodismo y la posibilidad de que el Presidente controle la autoridad reguladora de los medios. 
 
Sudán del Sur ocupa el puesto 119 de los 180 países que confirman la actual Clasifiación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por reporteros Sin Fronteras.