IRÁN | El sistema judicial iraní, una máquina de represión contra la prensa

02.07.2014 19:04

En el 11º aniversario de la muerte en prisión del periodista de nacionalidad iraní y canadiense, Zahra Kazemi, Reporteros Sin Fronteras quiere llamar la atención sobre el constante acoso que sufren los informadores en Irán, donde se siguen produciendo detenciones, torturas y otros tratos inhumanos en prisión al amparo del sistema judicial. La situación de la libertad de información se caracteriza por la impunidad que garantiza la continuidad de estas detenciones. La Guardia Revolucionaria y los agentes de Inteligencia siguen llevando a cabo su ofensiva contra los medios de comunicación bajo la supervisión de Líder Supremo.

Aquellos que asesinan a periodistas disidentes siguen sin ser llevados ante la justicia. Entre los muchos casos de ejecuciones por parte del ministerio de Seguridad e Inteligencia entre noviembre y diciembre de 1998, los de Ebrahim Zalzadeh, Majid Charif, Mohamed Mokhtari, Mohammad Jafar Pouyandeh y Pirouz Davani siguen impunes.

A esta lista hay que añadir los nombres de Ayfer Serçe, periodista curdo de la agencia Euphrates News, asesinado en 2006; Omidreza Mirsayafi, bloguero que murió en prison en 2009; Alireza Eftekhari, periodista para Abrar Economy que murió ese mismo año; Haleh Sahabi, periodista y activista de los derechos humanos que murió tras una brutal paliza en 2011; y otras muertes recientes, como la de Hoda Saber, periodista de Iran-e-Farda, que murió en prisión en 2011; y Sattar Beheshti que murió cuando estaba bajo custodia policial, en 2012.

El 28 de junio, un tribunal de la capital ordenó la detención durante un mes mas de la periodista Saba Azarpeyk, detenida el 28 de mayo, que languice, como muchos otros, en la prisión de Evin, un laberinto donde está privada de sus derechos, especialmente el de tener un abogado y recibir visitas de sus familiares.

El 19 de junio el fiscal de Kerman anunció en una rueda de prensa las sentencias a once años de cárcel impuestas a los miembros de la web Narenji, detenidos en diciembre de 2013 y trasladados a un lugar desconocido: Ali Asghar Hormand, Abass Vahedi, Alireza Vaziri, Nassim Nikmehr, Malieh Nakehi, Mohammad Hossien Mossazadeh, y Sara Sajad Pour.

Estas prácticas, esencialmente las desapariciones forzosas, constituyen una grave violación del artículo tercero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y de los artículos 9 y 11 del Convenio Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, así como de los artículos 32 y 39 de la propia Constitución Iraní

Más información (en inglés)