INTERNET | “Es un primer paso importante, pero suscita muchas dudas”: RSF, sobre el consejo de supervisión que planea Facebook

06.02.2019 13:39

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) toma nota de los planes de Facebook de formar una junta de supervisión encargada de revisar los problemas de moderación de contenido de todo el mundo. Anunciado en noviembre pasado, Facebook reveló esta semana el borrador de la carta, pero sigue habiendo preguntas esenciales y problemáticas.

 


“Creemos que este es un primer paso importante, sin embargo, quedan muchas preguntas esenciales” anunció la directora de la oficina de Reporteros Sin Fronteras en San Francisco, Sabine Dolan. “Necesitamos especificar mejor el funcionamiento de este organismo y las garantías de independencia real, así como un proceso de toma de decisiones que se ajuste a los estándares legales internacionales de libertad de expresión”.

 

Un auténtico reto

 

Con más de 2.000 millones de usuarios de Facebook en todo el mundo, la selección de una junta que refleje esta diversidad será una tarea difícil. Es probable que la junta esté compuesta por hasta 40 expertos independientes (o sea, libres de influencia comercial), especializados en derechos humanos, tecnología y periodismo, entre otros. Se les encargará resolver las casos graves de acoso, de incitación a la violencia o de cómo controlar la desinformación respetando la libertad de expresión.

 

Pero hasta ahora, el borrador del estatuto publicado por el vicepresidente de asuntos globales y comunicaciones de Facebook, Nick Clegg, plantea más dudas de las que resuelve. ¿Cómo serán seleccionados los casos presentados a la junta? ¿Cómo se garantizará la independencia de sus miembros? ¿Cómo garantizar la transparencia en el proceso de toma de decisiones? ¿Y, cómo asegurar una jurisprudencia coherente de este consejo?

 

La mayor red social del mundo dice que pasará los próximos seis meses abordando estas preguntas difíciles con la ayuda de los comentarios de los talleres realizados en Singapur, Delhi, Nairobi, Berlín, Nueva York, Ciudad de México y otras ciudades, junto con las propuestas presentadas.

 

Preguntas importantes sin respuesta

 

La creación de una institución diseñada para abordar las cuestiones más desafiantes y controvertidas de Facebook marca un importante paso adelante para la empresa, pero es insuficiente. Aquí hay algunos puntos preliminares del proyecto de carta que han llamado la atención de Reporteros Sin Fronteras:

 

De acuerdo con el borrador, la junta operaría dentro del marco de los estándares comunitarios de Facebook, por lo tanto, se aplicarían las normas de Facebook.
 

El borrador parece indicar que el contenido eliminado por la no conformidad con una ley nacional no podría ser reintroducido por la junta, incluso si se adhirió a los estándares comunitarios de Facebook.

Además, sin mayor precisión, las leyes nacionales parecen prevalecer sobre cualquier otra cosa; la junta no puede decidir en contra de una ley nacional, ya sea en un régimen totalitario o en un estado democrático.

No está claro quién hablará en nombre de la conformidad con la ley. ¿Sería suficiente para un gobierno autoritario, por ejemplo, afirmar que el contenido es contrario a su ley para que se elimine y sin que la junta pueda opinar sobre esta decisión?

¿Qué pasa con el contenido eliminado que no cumple con los estándares de la comunidad de Facebook, pero que sí cumple con la ley? Desde ese ángulo, los estándares de la comunidad de Facebook tienen prioridad sobre la ley y los estándares internacionales de libertad de expresión.

El proyecto de carta también indica que Facebook conservará la última palabra. Si la junta toma una decisión que no es "coherente" con su propia jurisprudencia, la empresa podría decidir no tenerla en cuenta, como se sugiere en la pregunta 11 del proyecto de carta: "Facebook es el responsable final de tomar decisiones relacionadas con la política, las operaciones y la ejecución ".

Finalmente, queda la duda qué sucederá con los millones de casos, significativos pero de bajo perfil, de eliminación de contenido impugnado. Esto es algo con lo que RSF ha estado lidiando en los últimos años en relación con periodistas, caricaturistas y blogueros ciudadanos de todo el mundo. ¿Este esfuerzo de supervisión promoverá finalmente un mayor control y equilibrio a lo largo de las políticas de moderación de contenido de Facebook?

Aquí esperamos una mayor transparencia y responsabilidad; RSF seguirá de cerca el desarrollo.