BIELORRUSIA | Condenan a cuatro años de trabajos forzados al periodista Zmitser Halko

18.07.2018 22:25

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su consternación por la sentencia de cuatro años de "libertad restringida" al periodista independiente bielorruso Zmitser Halko, acusado de usar la fuerza contra un policía. La condena la dictó este miércoles 18 de julio de 2018 un tribunal de la capital de Bielorrusia, Minsk.

 

De confirmarse la sentencia, Halko tendrá que pasar cuatro años durmiendo en un campamento, trabajando donde se le indique e informando dos veces al día a las autoridades. Hasta que se confirme o se le revoque la pena en apelación, estará bajo arresto domiciliario, tras pasar los últimos tres meses en detención provisional.

 

El presunto uso de la fuerza ocurrió durante un altercado con un oficial de policía que, junto con varios agentes más, irrumpieron en su casa en noviembre de 2017. El tribunal también ordenó a Halko que pagara 850 rublos (370 euros) al agente. Antes de este proceso penal, Halko ya había recibido una multa administrativa en relación con el incidente.

 

"Esta dura sentencia es una prueba más de cómo Zmitser Halko está siendo perseguido", asegura Johann Bihr, responsable del departamento para Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras. "Esta decisión debe ser revocada en la apelación".

 

Después de que el tribunal dictara sentencia, Halko dijo que el juicio tenía motivaciones políticas. El periodista es famoso por sus extensos reportajes desde Ucrania y por criticar al gobierno bielorruso. Antes de su detención, había estado trabajando para Belaruski Partyzan, un diario digital independiente.

 

Bielorrusia ocupa el puesto 155, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2018 de Reporteros Sin Fronteras. Ver también el Informe Anual de la organización.

 

Las autoridades han impuesto restricciones adicionales a la libertad de prensa en los últimos meses, incluida una oleada de multas sin precedentes contra periodistas independientes y la adopción de una ley de medios aún más liberticida. Para más información, leer el comunicado reciente de RSF.