ARABIA SAUDÍ | Indignación por la presidencia saudí de un grupo que asesora al Consejo de Derechos Humanos de la ONU

21.09.2015 22:15

 

Reporteros Sin Fronteras denuncia el acceso de Arabia Saudí a la presidencia de la comisión de cinco miembros que asesora al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Esta decisión, que se tomó entre bambalinas en junio de 2015, ha indignado a los defensores internacionales de los derechos humanos.

 

El embajador de Arabia Saudí en Ginebra, Faisal bin Hassan Trad, fue elegido presidente de la comisión del Consejo de Derechos Humanos, en la fecha de apertura de la 30ª reunión del organismo.

 

"Este nombramiento es grotesco. Es indignante que la ONU tolere esta presidencia, ya que Arabia Saudí es uno de los países más represivos en materia de derechos humanos", expresa Alexandra El Khazen, responsable de Reporteros Sin Fronteras para  Oriente Medio y el Magreb. "El país ocupa el puesto 164 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 que establece la organización. ¿Cómo puede uno imaginar que Riad pueda ser un jugador determinante en la lucha contra las violaciones de los derechos humanos en el mundo?".

 

El balance de los derechos humanos en el Reino es desastroso. No existe prensa independiente y los periodistas y blogueros que se atreven a desviarse de la línea oficial son procesados y condenados a largas penas de prisión al amparo de las muchas y draconianas leyes  sobre la delincuencia digital y la ley antiterrorista. El país figura en la lista de “Enemigos de Internet " de RSF, y la represión online no deja de aumentar desde la primavera de 2011.

 

A día de hoy, nueve periodistas, de los cuales dos son profesionales y los otros siete periodistas ciudadanos de la Red, están detenidos arbitrariamente en las cárceles del régimen. RSF, como otras organizaciones internacionales, ha enviado una carta a las autoridades saudíes para exigir la liberación de los activistas de los derechos humanos, entre los que se cuentan Raif Badawi (apadrinado por periodistas españoles en la campaña de apoyo a encarcelados de RSF España), Waleed Abu Al Khair y Fawzaan Al-Harbi, uno de los fundadores de la Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos (ACPRA). La carta de julio no ha conseguido ninguna reacción. Fue publicada en septiembre.