AFGANISTÁN | ¿Quién persigue a los periodistas?

18.05.2018 22:15

 

Esta semana, los periodistas se han visto en peligro por los intensos combates entre los talibanes y el ejército afgano en Farah, capital de la provincia occidental del mismo nombre. Reporteros Sin Fronteras (RSF) reitera su preocupación por la disminución de la seguridad para periodistas y medios de comunicación en todo Afganistán y hace recuento de los depredadores de libertad de prensa del país.

 

Las fuerzas de los talibanes atacaron y entraron en parte de la ciudad de Farah poco después de la medianoche del 15 de mayo, después de que una ofensiva en las afueras que se hubiera intensificado durante varios días. El ataque talibán puso a muchos periodistas locales y medios de comunicación en peligro directo.

 

Hay al menos 30 periodistas radicados en la ciudad. Trabajan para dos canales de televisión (uno comercial y uno público), cinco emisoras de radio, dos periódicos y medios nacionales. La provincia de Farah ya estaba considerada como una de las más peligrosas en Afganistán.

 

RSF ha tratado de ayudar a encontrar una solución para la seguridad de los periodistas de Farah, trabajando con las asociaciones de periodistas locales y con las autoridades. "Hasta ahora no se ha informado ningún ataque contra medios de comunicación y periodistas", declaró a RSF un periodista que está en la ciudad. "La mayoría ha encontrado un refugio mientras espera que la ciudad esté asegurada".

 

Mientras tanto, las autoridades afganas informan de que se han enviado refuerzos del ejército a la ciudad y afirman que la situación está bajo control.

 

Crece la cifra de muertos

 

Según el recuento de RSF, un total de 36 periodistas y trabajadores de medios han sido asesinados desde principios de 2016 en Afganistán por los dos principales depredadores de la libertad de prensa, los talibanes y el Estado Islámico (Daesh), en bombardeos u otros actos violentos.

 

Otros periodistas han sido víctimas de violencia por parte de la policía y los servicios de seguridad en varias partes del país. Las milicias que trabajan para hombres fuertes y gobernadores provinciales también amenazan y acosan a medios de comunicación y periodistas.

 

"Pedimos a las autoridades que cumplan con su deber de garantizar la seguridad de los periodistas y el respeto por el derecho a informar", solicita Reza Moini, jefe del departamento de RSF para Irán y Afganistán. "El gobierno debe regular a las milicias, que hoy representan un papel importante en el acoso los medios. También deploramos la desconfianza y la actitud acusatoria que muestran la policía y los militares hacia los medios y los periodistas, poniendo en peligro la libertad de información. Las autoridades deben poner fin a las amenazas a los medios y a la impunidad de quienes atacan a los periodistas".

 

Al menos 11 muertos en una sola semana

 

El mes pasado, diez periodistas fueron asesinados en un solo día, el 30 de abril. A nueve de ellos los mataron en un doble atentado suicida en Kabul, en el que la segunda bomba iba dirigida contra los medios de comunicación. Fue el ataque más letal contra los medios desde la caída del régimen talibán, en diciembre de 2001, y lo reivindicó poco después el Estado Islámico.

 

El décimo periodista asesinado el 30 de abril fue Ahmad Shah, que trabajaba en la sección en pastún de la BBC; lo asesinaron a tiros unos hombres armados no identificados en la provincia oriental de Khost. La policía investigó el asesinato y el gobernador de la provincia, Hokam Khan Habibi, anunció el 10 de mayo que los asesinos habían sido detenidos y que pronto serían llevados a juicio. También calificó el asesinato de Shah como un "acto terrorista", pero no dio más detalles.

 

Abdulmanan Arghand, un periodista del canal de televisión comercial Kabul News, fue abatido a tiros el 25 de abril en la provincia sureña de Kandahar. RSF ha sabido que la policía de Kandahar le había advertido el 5 de marzo de una amenaza inminente de los talibanes contra él y su padre por sus actividades contra los talibanes. Arghand se reunió el 13 y 15 de marzo con el jefe de policía de Kandahar (el jefe provincial de la Dirección Nacional de Seguridad), quien le confirmó la amenaza. En un mensaje telefónico posterior, Arghand expresó su preocupación y su insatisfacción con estas reuniones.

 

El 26 de abril, el jefe de la policía de Kandahar anunció que un "miembro talibán" había sido detenido por el asesinato de Arghand, y la policía publicó un vídeo en el que confesaba. Sin embargo, el portavoz talibán Zbiollah Mojahed insistió en que el detenido no era miembro de los talibanes y que los talibanes estaban llevando a cabo su propia investigación sobre el asesinato de Arghand. También negó cualquier implicación de los talibanes en el asesinato de Shah.

 

Amenaza de milicias no oficiales

 

El año pasado se produjo un aumento importante de los ataques contra periodistas, que son blanco no solo de los talibanes y del Estado Islámico -que intentan hacer valer su odio a la libertad de prensa-, sino también de la policía y el ejército y de las milicias no oficiales.

 

Estas milicias actúan como ejecutores de caudillos y hombres fuertes en varias partes de los países. Están armados por el gobierno o por políticos gobernantes y su trabajo principal es resistir y combatir a los grupos armados de oposición, sobre todo a los talibanes. Pero muchos periodistas dicen que la mayoría de estas milicias también se han convertido en uno de los principales peligros para los medios.

 

Allí donde las fuerzas del Estado no llegan o no tienen poder, estas milicias son los nuevos amos. Confiscan tierras, ponen impuestos a los automóviles en las carreteras principales y presionan a los medios para que callen. Cubrir las actividades delictivas de estos grupos está fuera de discusión, incluso para los medios nacionales.

 

En varias regiones, incluso colaboran con aquellos a quienes se supone que deben combatir, es decir, los talibanes, especialmente en la provincia de Ghor, donde recientemente se destruyeron dos emisoras de radio, y en Najrab, una aldea en la provincia de Kapisa, donde el jefe de una de estas milicias es también un alto miembro de la comisión parlamentaria de seguridad nacional. En algunas provincias, como Balkh, no es raro que individuos influyentes, incluido el ex gobernador, tengan sus propios ejércitos privados.

 

Ghazni es un buen ejemplo de la situación que prevalece actualmente para los periodistas. Allí, los periodistas son acosados ​​por los talibanes, cuya presencia en la provincia está creciendo; por las fuerzas de seguridad, que quieren controlar la cobertura de los medios por razones de seguridad, y por las milicias no oficiales, que reprimen cualquier información independiente.

 

"La amenaza de estos grupos armados ha agravado las amenazas ya impuestas por políticos influyentes, por los mulás, por la policía y por el gobernador, aunque legalmente no tienen poder oficial", ha explicado a RSF un periodista de la provincia de Ghazni bajo condición de anonimato. "Es irresponsable que el gobierno tolere las acciones ilegales de estos grupos".

 

El nivel de impunidad es alto en las regiones controladas por estas milicias. Ha habido pocos avances en la investigación de los ataques contra dos radios en Firuzkoh, capital de la provincia de Ghor: Sedai Edelat (La voz de la justicia), el 21 de enero de 2018, y Radio Sarhad (Frontera), el 23 de diciembre de 2017. Abdlvodod Samim, el periodista que estaba en Sedai Edelat cuando la emisora fue atacada, fue detenido por la policía como el principal sospechoso, aunque el director de la emisora y muchos otros periodistas insisten en que no está involucrado. La policía todavía no tiene otras pistas.

 

Acosado por los gobernadores, la policía y el ejército

 

Tres agentes de la Dirección Nacional de Seguridad recurrieron a la fuerza para evitar que cuatro periodistas - Farhad Joya, de 1TV; Nazir Ayoubi, de la agencia de noticias Khohandej, y Firouz Mashouf y Yahya Fouladi del canal de televisión comercial Tamadon- cubrieran un ataque del Estado islámico en una mezquita en la ciudad occidental de Herat el 25 de marzo. Aunque un comunicado oficial condenó los actos de estos tres agentes, según los periodistas no se tomaron medidas contra ellos.

 

Cuando el reportero de Radio Salam Watandar Erfan Barzegar fue al cuartel de la policía en la provincia nororiental de Takhar el 29 de marzo para hacer un reportaje sobre terrorismo, resistió los intentos del jefe antiterrorista provincial de intimidarlo, con el resultado de que fue amenazado con la detención y el encarcelamiento. La presencia de otros oficiales que fue la única razón de que al final no lo metieran en la cárcel.

 

A Farhad Tuhidi lo golpeó  la policía en Herat el 15 de marzo por tratar de cubrir un accidente de tráfico del que los militares tenían la culpa. El 23 de marzo, en la provincia de Ghor, agentes de policía golpearon a Marouf Seiedi, de radio Salam Watandar, después de que éste filmase una pelea entre policías durante las festividades de Nowruz (el Año Nuevo persa); cuando del jefe de la policía, Ziaedin Sagheb, llegó a la escena, apoyó a los agentes. Ghotbedin Khohi fue insultado y golpeado por las fuerzas especiales de seguridad en Meymaneh, provincia de Faryab, el 25 de marzo, solo por filmar una calle.

 

En un comunicado del 7 de abril, el Comité Coordinador para la Seguridad de Periodistas y Medios de Comunicación informó de que, de los 1.072 casos de violencia contra periodistas registrados durante los últimos 15 años, solo 172 habían sido investigados y que, de estos, 68 fueron cerrados sin que se tomaran medidas. Las investigaciones sobre tres asesinatos de periodistas, en Balkh (en 2005), en Nangarhar (2008) y Helmand (2009), sigue abierta.

 

Afganistán ocupa el puesto 118, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2018 de la libertad de prensa que publica Reporteros Sin Fronteras. Ver también el Informe Anual de la organización.

 

 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

DESCARGA GRATUITA:

ACTIVIDADES

 ÚLTIMOS INFORMES   

          NUEVO ÁLBUM          

100 Fotos de JR

por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

                RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa