Israel-Palestina | RSF exige una investigación independiente sobre el brutal asesinato de la periodista de Al Jazeera Shireen Abu Akleh en Cisjordania

0
324

Shireen Abu Akleh, periodista emblemática y una de las figuras más destacadas de la cadena de televisión Al Jazeera, fue asesinada por disparos de bala el 11 de mayo, mientras cubría unos enfrentamientos en Yenín (Cisjordania). RSF denuncia esta grave vulneración de las Convenciones de Ginebra y de la resolución 2222 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la protección de los periodistas y exige, a la mayor brevedad, una investigación internacional independiente.

Shireen Abu Akleh cayó abatida fulminantemente, según los testigos. Cuando fue alcanzada, llevaba un chaleco con el indicativo “Press”, que la identificaba claramente como periodista. Ali al Samoudi, periodista y productor palestino de Al Jazeera, que estaba junto a ella, resultó herido por impacto de bala en la espalda y se encuentra hospitalizado. En un vídeo, explica cómo él también fue blanco del ataque: “estábamos grabando y no nos pidieron que dejásemos de filmar o que nos retirásemos; dispararon una bala que me alcanzó y otra que abatió a sangre fría a Shireen”. Después de su fallecimiento y mientras se estaba organizando el funeral de la periodista, las fuerzas israelíes llevaron a cabo un violento registro de su domicilio, en Jerusalén Este.

El cuerpo sin vida de la periodista fue conducido a Nablus para que se le efectuase una autopsia, antes de ser llevado a Jerusalén, donde se estarían realizando a esta hora los preparativos de su ceremonia fúnebre. El ejército israelí ha anunciado que abriría una investigación sobre el asesinato de la periodista, una cristiana palestina de 51 años que también poseía la nacionalidad estadounidense, muy popular en la región y respetada por sus compañeros por su gran conocimiento del conflicto palestino-israelí. En un comunicado, Al Jazeera ha afirmado que Shireen Abu Akleh había sido asesinada “a sangre fría” y “de forma deliberada” por las fuerzas israelíes.

Amnon Shefler, portavoz del ejército israelí, ha asegurado, por su parte, que los militares “nunca apuntarían de forma voluntaria a no combatientes”, mientras que el primer ministro israelí, Naftali Bennett, ha considerado “probable que palestinos armados sean responsables de la desgraciada muerte de la periodista”.

Varios testigos, entre los que figura un fotógrafo de AFP, han desmentido haber visto soldados palestinos en el lugar en el que fue asesinada la periodista. El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, ha acusado, mientras, al Gobierno israelí de ser “enteramente responsable” de la muerte de Shireen Abu Akleh.

“La propuesta del ministro israelí de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, para que su país participe en una investigación conjunta sobre las circunstancias de la muerte de la periodista no satisface a RSF”, afirma Christophe Deloire, secretario general de la organización. “Debe abrirse una investigación independiente internacional a la mayor brevedad”, añade.

Este ataque a periodistas palestinos por el ejército israelí, cuando realizaba una “operación antiterrorista” en Yenín, es el último de una larga e inquietante serie. El 25 de abril de 2018, el periodista palestino Ahmed Abu Hussein de Radio Sawt al Shabab sucumbía a las heridas que había recibido, mientas que Yaser Murtaja, periodista fundador de la agencia independiente Ain Media, murió en el acto por disparos de bala. Estos dos periodistas cubrían la “Gran Marcha del Retorno”, un movimiento de protestas civiles surgido el 30 de marzo de 2018 en la franja de Gaza para denunciar el bloqueo israelí y reclamar el “derecho al retorno” de los refugiados palestinos.

Desde 2018, RSF ha contabilizado más de 140 periodistas víctimas de ataques por parte de las fuerzas israelíes del orden y, desde el año 2000, al menos 30 periodistas asesinados.

Israel y Palestina ocupan los puestos 86º y 170º en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF de 2022.