III PROGRAMA DE ACOGIDA | Alejandro Ortiz (México)

0
1201

Alejandro Ortiz es un caso emblemático de la violencia que sufren los periodistas en México. Originario de Guerrero, uno de los estados con mayor presencia del crimen organizado, Ortiz ha sufrido ataques y amenazas por parte de distintas mafias que han intentado reprimir su ética periodística y frenar su compromiso con el derecho a la información.

Actualmente trabaja en el medio digital Bajo Palabra, Enfoque Informativo Radio y participa en el proyecto informativo Ahora Guerrero. También colabora con Semanario Zeta de Tijuana y es corresponsal de la agencia alemana Deutsche Presse Agentur. Ha sido reportero de la Agencia de Noticias Guerrero y corresponsal de Enfoque Informativo.

Empezó en el periodismo en abril del 2015, como responsable de la fuente de movilizaciones sociales y la alcaldía para la Agencia de Noticias de Guerrero. Dos meses después fue nombrado corresponsal en Chilpancingo del diario de Acapulco Enfoque Informativo, del Grupo Nájera Multimedios.

A inicios del año 2016 se integró en el equipo de reporteros del diario digital Bajo Palabra Guerrero, del escritor tabasqueño Jeremías Marquines Castillo. Ese mismo año empieza a colaborar con WRadio.

Desde septiembre del 2016 Alejandro Ortiz es el único corresponsal estatal de la agencia alemana Deutsche Presse Agentur (DPA), en la que ha publicado reportajes de investigación y noticias de interés internacional.

RSF Espala recibe a Alejandro Ortiz a su llegada a Madrid en enero de 2021

Por su compromiso con la verdad y el impacto de su trabajo, el periodista mexicano tiene un largo historial de agresiones que ha documentado en el libro Romper el silencio. 22 gritos contra la censura de Periodistas de A Pie.

En mayo del 2015, fue secuestrado y golpeado por presuntos policías comunitarios, relacionados con el grupo delictivo Los Ardillos, en la cabecera municipal de Chilapa de Álvarez mientras investigaba el secuestro de más de 30 personas de ese municipio.

En noviembre del 2016, fue encañonado en la cabeza por integrantes del mismo grupo, pero en el poblado de Tlaltenpanapa, municipio de Zitlala. Los hechos ocurrieron frente a un militar que no le brindó apoyo.

En mayo del 2017, junto con otros compañeros, fue asaltado y amenazado con ser quemado vivo por un grupo de casi 100 integrantes de La Familia Michoacana, uno de los grupos del crimen organizado que operan en la región. Los hechos ocurrieron en medio de dos retenes militares en la carretera federal Iguala-Altamirano.

En esa ocasión, el periodista mexicano intentaba documentar el cierre de carreteras y el control de las actividades económicas que impuso el grupo delictivo La Familia Michoacana en Guerrero. Para incomunicar al municipio, este grupo mafioso quemó las antenas de comunicación durante varios días y, personas armadas bajo sus órdenes, robaron a Lorenzo Ortiz su equipo de trabajo y una camioneta. Además, lo amenazaron con quemarlo vivo junto a otros compañeros periodistas.

Las agresiones contra Alejandro Ortiz por su labor informativa se han publicado en diferentes medios de comunicación en México, Estados Unidos y otros países. Sin embargo, sigue recibiendo amenazas, por lo que Reporteros Sin Fronteras ha considerado este caso como prioritario dentro del Programa de Acogida Temporal de Periodistas de América Latina.