HONG KONG | La policía irrumpe en la sede del Apple Daily y detiene a cinco altos cargos

0
293

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la redada del 17 de junio en la sede del medio de comunicación hongkonés Apple Daily, la segunda en menos de un año, y pide la liberación de los cinco directivos detenidos.

El 17 de junio, el director del medio de comunicación independiente de Hong Kong Apple Daily, Ryan Law, el director ejecutivo Cheung Kim-hung, el director de operaciones Royston Chow, el editor adjunto Chan Pui-man y el director de Apple Daily Digital Cheung Chi-wai fueron detenidos bajo sospecha de “conspiración para coludir con fuerzas extranjeras”, un delito penado con cadena perpetua según la Ley de Seguridad Nacional impuesta el año pasado por el régimen chino. Unos 500 policías han allanado también la sede del medio de comunicación, obligando a los periodistas a abandonar la redacción y confiscando sus ordenadores, teléfonos y otros dispositivos. Las autoridades también han congelado los activos de Apple Daily por valor de 18 millones de dólares de Hong Kong (unos 2 millones de euros).

“Las detenciones y el allanamiento de la sede de Apple Daily demuestran que el Gobierno está dispuesto a hacer todo lo posible para silenciar a uno de los últimos medios de comunicación independientes y símbolos de la libertad de prensa en Hong Kong”, denuncia Cédric Alviani, jefe de la oficina de RSF en Asia Oriental, que pide “que se retiren todos los cargos y se ponga en libertad inmediatamente a todos los acusados”.

No es la primera vez que la policía de Hong Kong hace una redada en la sede del medio de comunicación: en agosto de 2020, 200 policías registraron los locales de Apple Daily, impidieron a sus periodistas entrar en la redacción y obstaculizaron la cobertura de varios medios de comunicación importantes.

El fundador de Apple Daily, Jimmy Lai, galardonado con el Premio RSF a la Libertad de Prensa en 2020, lleva detenido desde diciembre de 2020 y recientemente ha sido condenado a un total de 20 meses de prisión por participar en tres protestas “no autorizadas” a favor de la democracia en Hong Kong. También se enfrenta a otros 6 procedimientos, incluidos dos cargos en virtud de la Ley de Seguridad Nacional por los que se arriesga a ser condenado a cadena perpetua.

 

Hong Kong, antaño bastión de la libertad de prensa, ha caído del puesto 18 en 2002 al 80 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de 2021 de RSF. La República Popular China, por su parte, se ha estancado en el puesto 177 de 180.