CHILE | La periodista Francisca Sandoval muere en el hospital a causa del disparo que recibió durante las manifestaciones del 1 de mayo.

0
433

Tras la trágica muerte de la periodista chilena Francisca Sandoval, el 12 de mayo de 2022, Reporteros Sin Fronteras (RSF) hace un llamamiento al nuevo Gobierno chileno para que refuerce la protección a la prensa que cubre las manifestaciones.

La periodista Francisca Sandoval falleció el jueves 12 de mayo en el hospital Posta Central de Santiago, capital del país, como consecuencia del impacto de bala que recibió en la cabeza mientras cubría las manifestaciones del 1 de mayo, fiesta internacional del trabajo, en el barrio capitalino de Meiggs, para la televisora independiente Señal 3 La Victoria.

El presunto autor del asesinato, Marcelo Naranjo, es un hombre de 41 años con antecedentes penales. Identificado en videos y fotos, en los que se le ve abrir fuego sobre la muchedumbre, fue detenido por la policía el 2 de mayo y está a la espera de juicio. Según el digital Ciper Chile, durante las manifestaciones del 1 de mayo, por lo menos 11 personas fueron vistas utilizando armas de fuego contra los manifestantes.

Al menos otros dos reporteros resultaron heridos de bala cuando cubrían la protesta. Se trata de Roberto Caro, del digital Piensa Prensa, y Fabiola Moreno, periodista de Radio 7 de Puente Alto.

Ante esta tragedia, el Gobierno debe reforzar imperiosamente la protección de los periodistas chilenos que trabajan en un entorno cada vez más peligroso,” manifiesta Emmanuel Colombié, director de la Oficina de RSF en América Latina. “Se deben esclarecer las circunstancias del ataque contra Francisca y los otros periodistas heridos en la manifestaciones del 1 de mayo y llevar a los autores ante la justicia”, añade.

La muerte de Francisca Sandoval ha provocado una fuerte conmoción en el país, donde los asesinatos de periodistas en el ejercicio de su profesión son muy poco frecuentes. De hecho, se trata del primer asesinato registrado desde el de José ‘Pepe’ Carrasco Tapia, en 1986, durante la dictadura militar.

Desde el anuncio de la muerte de la periodista, las reacciones políticas se han multiplicado y el nuevo presidente chileno, Gabriel Boric, se refirió al hecho, afirmando: “no permitiremos la impunidad”.

Las asociaciones de periodistas han mostrado su preocupación respecto a la degradación de las condiciones del trabajo de la prensa en los últimos años. Las amenazas, campañas de intimidación – especialmente en redes sociales -, y los actos violentos hacia las y los periodistas que cubren las manifestaciones, realizados tanto por manifestantes como por la policía y los servicios militares de información, se han multiplicado desde octubre de 2019. Un periodo marcado por una cierta inestabilidad política y social en el país.

Chile ha caído 28 puestos en la última Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, publicada el 3 de mayo de 2022 por RSF, y se ha situado en el puesto 82 de 180 países, lo cual deja al país en la parte baja de la tabla en la categoría de ‘Problemática’.