VENEZUELA | La escasez de papel golpea a cerca de 40 periódicos

12.09.2014 18:36

Una negociación con las autoridades permitió al centenario diario El Impulso adquirir papel in extremis y seguir circulando. La escasez de papel en Venezuela, debida al control del tipo de cambio ejercido por el gobierno, ha obligado a al menos 37 periódicos a reducir su tirada o a interrumpir su circulación.

 

El 10 de septiembre pasado El Impulso, el diario más veterano del país (fue creado en 1904), señaló que a partir del domingo 15 de septiembre dejaría de circular mientras no se resolviera el problema de escasez de papel. El periódico ya había emprendido diversas medidas de austeridad para que sus reservas de papel duraran lo más posible.

 

Tras una negociación entre la dirección del diario y la Corporación Maneiro -que depende del Ministerio de la Secretaría de Presidencia y es responsable de la distribución del papel periódico-, que contó con la mediación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, se llegó al acuerdo de que se enviaría a El Impulso un cargamento “urgente” de bobinas de papel. Esta solución no garantiza la supervivencia del periódico a largo plazo, las negociaciones deben continuar para que exista un abastecimiento regular de papel.

 

“El hecho de que se pueda suministrar papel de forma ‘urgente’ demuestra que la resolución del problema de la escasez de papel que afecta a la prensa depende de la voluntad del gobierno”, señaló Camille Soulier, responsable para América de Reporteros Sin Fronteras. “La carencia de papel representa una censura indirecta y constituye un golpe al pluralismo y a la libertad de información, gravemente afectados en Venezuela. Pedimos que se tomen medidas similares para apoyar a todos los periódicos del país que se han visto obligados a reducir su número de ejemplares o a suspender su tiraje, independientemente de cuál es su línea editorial”, agregó.

 

El gobierno de Nicolás Maduro, hostil a los medios de comunicación de oposición, ha emprendido una serie de reformas legales y de compras de empresas que favorecen la creación de medios de comunicación progubernamentales. Estas medidas, que buscan acallar a una oposición a veces extrema, no han hecho sino agravar la polarización que padece el país.

 

Venezuela se encuentra en el puesto 116, entre 180 países, en la edición 2014 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual.