VENEZUELA | Atacadas tres sedes de medios de comunicación y agredidos varios periodistas

08.06.2012 17:42

A cuatro meses de las elecciones presidenciales del 7 de octubre de 2012, que enfrentan al presidente Hugo Chávez y al ex gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, tres medios de comunicación de Maracaibo han sido blanco de atentados contra sus sedes y varios periodistas han sido víctimas de agresiones.

 

El 29 de mayo pasado, la sede del diario Qué Pasa sufrió un atentado que dañó su fachada. Horas más tarde, varios desconocidos dispararon desde una furgoneta a la sede del canal Catatumbo TV. Cuatro días después, el 3 de junio, el diario Versión Final sufrió el mismo tipo de ataque, afortunadamente sin heridos.

 

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) de la policía, encargado de las investigaciones a estos atentados, se inclina por la hipótesis planteada por la dirección de los medios afectados que apuntan a posibles represalias a su linea editorial. La reciente cobertura que hizo Catatumbo TV de los graves incidentes en la prisión de Sabaneta podría ser el móvil del ataque a su sede.

 

La crisis penitenciaria que vive el país también explicaría las amenazas que recibió, el 1 de junio, María Isoliett Iglesias, reportera del diario El Universal, a quien le “advirtieron” a través de un comunicado anónimo que podía ser víctima de un “atraco”. La periodista, apoyada por el Colegio Nacional de Periodistas (CNP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), presentó una denuncia el 5 de junio y solicitó protección a la Unidad de Atención a la Víctima.

 

También en el ámbito de estos motines en las prisiones venezolanas, el 8 de mayo, en las inmediaciones del penal La Planta, cerca de Caracas, un grupo de individuos agredió físicamente a Jordán Rodríguez y a su cámara, Claybord Saint Jhons, por el simple hecho de trabajar para la cadena Telesur. Mientras, la Guardia Nacional confiscó y dañó el equipo de Daniel Guillermo Colina y su cámara, Luis Reaño, de Globovisión.

 

Dos días más tarde, el cámara de la principal cadena pública venezolana de televisión VTV, Danny Vargas, fue agredido mientas cubría un mitin del candidato Henrique Capriles, en el estado Barinas. Un mes antes, en el estado Anzoátegui, su colega del canal privado Televen, Oneiver Rojas, corrió la misma suerte en las mismas condiciones. Sus agresores le identificaron como empleado de VTV.

 

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación por estas agresiones y actos de violencia ante la cercanía de las elecciones presidenciales del 7 de octubre. Tan alto grado de polarización afecta, no sólo la libertad de informar, sino a la movilidad de los propios periodistas, impedidos de realizar una cobertura normal de unas elecciones. Reporteros Sin Fronteras urge la adopción de las siguientes medidas: 

  • Adopción de una sola jurisdicción que trate todas las agresiones contra los profesionales de la información relacionadas con el contexto electoral y que funcione en coordinación con las organizaciones profesionales de todas las tendencias.
  • Adopción de un acuerdo solemne entre los candidatos y sus Estados Mayores respecto a la libertad de información, que garantice el respeto absoluto al trabajo de los periodistas por parte de sus militantes.
  • Adopción de un compromiso por parte de todos medios de comunicación –en especial los audiovisuales– que garantice una cobertura lo más equitativa posible de los debates, y que respete también el tiempo asignado a los discursos de los candidatos.