UNIÓN EUROPEA | RSF insta a los países de la UE a derogar las leyes sobre blasfemia

16.07.2015 22:07

 

Reporteros Sin Fronteras pide a los países de la UE que aún tienen leyes contra la blasfemia que sigan el ejemplo de Islandia, país que acaba de derogar su legislación sobre blasfemia, en un gesto de gran simbolismo, seis meses después de la masacre de Charlie Hebdo en París.

 

"La libertad de expresión es uno de los pilares más importantes de la democracia", decía el proyecto de ley que el Parlamento de Islandia aprobó la semana pasada, y que derogaba una disposición que había sido parte de la legislación del país desde 1940. "La libertad no cederá a los ataques sangrientos ", dijeron tres autores del proyecto de ley, del Partido Pirata, y añadieron "Je suis Charlie", uno tras otro, desde la tribuna de la cámara.

 

A pesar de haber causado cierta polémica, el proyecto de ley obtuvo el apoyo de la mayoría de los líderes religiosos de Islandia. "Cualquier legislación que restrinja la libertad de expresión (...) está fuera de sintonía con los conceptos de derechos humanos modernos", expresó uno de los obispos más importantes en la Iglesia Luterana, a la que pertenece casi el 80 por ciento de la población islandesa.

 

Reporteros Sin Fronteras aplaude la decisión de Islandia de modernizar su legislación. "La acusación de blasfemia no debe ser utilizada Bajo ninguna circunstancia para restringir la libertad de expresión o la libertad de prensa, consagrada en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948", dijo la editora jefe de Reporteros Sin Fronteras, Virginie Dangles. "Es vital que los países de la Unión Europea eliminen esta ofensa de su legislaciones nacionales".

 

En la UE, aún hay nueve países que todavía tienen la blasfemia en su legislación: Austria, Dinamarca, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Malta, Países Bajos y Polonia, donde los artistas a menudo son condenados por blasfemia.

 

En su mayor parte, estas leyes rara vez se aplican. En Irlanda, donde la blasfemia se extendió a todas las religiones en el año 2009, nunca se ha utilizado y su derogación ha sido objeto de debate desde que la tragedia Charlie Hebdo.

 

La blasfemia no había sido un crimen en Francia desde la revolución de 1789, pero Alsacia-Mosela ha tenido la legislación religiosa desde el período en que estaba bajo control alemán (1871-1918).

 

Nunca se ha utilizado desde 1918 y tanto católicos, como protestantes, líderes religiosos judíos y musulmanes en Alsacia-Mosela propusieron al Observatorio de la Laicidad, poco antes de la masacre de Charlie Hebdo, que debía derogarse. Reporteros Sin Fronteras les insta a seguir adelante con esta iniciativa.

 

La acusación de blasfemia puede ser peligrosa cuando se usa para restringir la libertad de expresión, como Reporteros Sin Fronteras destaca en su informe de 2013 titulado "Blasfemia: la información, sacrificada en el altar de la religión". El informe también examina el uso político de la acusación de "delito contra la religión" - un delito que se castiga con dureza en muchas partes del mundo.

 

Arabia Saudí (en el puesto 164 de la Clasificación Mundial 2015 de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras) e Irán (en la posición 173) fueron algunos de los países que penalizaron la blasfemia con mayor severidad durante 2014, imponiendo fuertes castigos contra periodistas y blogueros.

 

Raif Badawi, un bloguero saudita, cofundador de un sitio web de debate llamado Red Liberal de Arabia y apadrinado por periodistas españoles en la campaña de apoyo a encarcelados de RSF España, fue condenado en mayo de 2014 a 10 años de prisión y 1.000 latigazos por crear y poner en funcionamiento una página en la que "los comentarios difundidos insultaban a figuras religiosas".