UCRANIA | Medios locales: ataques, autocensura y exilio

23.05.2014 23:07
Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación por los ataques a los medios locales en el este de Ucrania. El acoso a sedes de medios de comunicación y periodistas ha creado un clima de hostilidad hacia la prensa que está afectando gravemente al pluralismo informativo. 
 
Según la organización IMI, socia de Reporteros Sin Fronteras, al menos diez periodistas se han visto forzados a dejar la región. Al mismo tiempo, la intensidad de la información de guerra y la propaganda ha dado a los medios un estatus especial. "La población ve en los medios locales una fuente fiable de información en las regiones del este, dónde llegan mensajes contradictorios de los medios de comunicación nacionales ucranianos y rusos", explica, Oksana Romanyuk, director del IMI y representante de RSF en Ucrania. "Los medios locales hablan la lengua de la región y el publico confía y se identifica más con ellos", añade. 
 
Este estatus les ha convertido en un desafío para los rebeldes contrarios a Kiev y su preocupación por tener el apoyo de la población. "Los medios locales están ahora en el centro del conflicto por las milicias que intentan imponerse y la tensión creciente en el este de Ucrania", advierte Johan Bihr, responsable del departamento de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras. "Tienen un papel fundamental en la vida local, en la que están inmersos, pero esto les hace más vulnerables a la presión", alerta Bihr. 
 
Las autoproclamadas autoridades locales, especialmente las que se oponen al gobierno de Kiev, intentan silenciar toda información crítica. Las amenazas recibidas han llevado un número creciente de periodistas a la autocensura, a la clandestinidad o incluso al exilio para protegerse. Reporteros Sin Fronteras pide a todas las partes implicadas que respeten el trabajo de los medios de comunicación. La existencia de un pluralismo mediático locales es indispensable para hallar una solución política a la situación del este de Ucrania. 
 
Ataques y redadas en sedes de medios de comunicación
 
Desde principios de marzo ha habido un total de once redadas a sedes de medios de comunicación con el principal objetivo de intimidar a los periodistas y conseguir que se adapten a las demandas de las milicias anti-Kiev.
 
El 8 de mayo, representantes de la "República del Pueblo de Donetsk" ocuparon la sede de la televisión regional Union, anunciaron que tomaban el "control" de la cadena, y retiraron todos los símbolos ucranianos de sus instalaciones.
 
Ese mismo día, más rebeldes anti-Kiev bloquearon la entrada al periódico Provintsia en la ciudad de Konstantinovka, y echaron a Mikhailo y Galina Razputko, editor y fundador del periódico. Vladimir Averin, periodista que apoya a la autoproclamada "República del pueblo de Donetsk", ha sido nombrado director del medio. Es la tercera vez que los rebeldes acosan al Provintsia: el 30 de abril confiscaron todas sus copias, y ocho días después, un cóctel molotov lanzado contra sus oficinas causo graves desperfectos en una de sus salas. 
 
En muchos casos se desconoce la autoría de estos ataques. El 25 de abril ocho individuos enmascarados y armados irrumpieron en la sede de la web de noticas 62-ua para exigir que no se denominase a las autoproclamdas autoridades locales como "separatistas". Exigieron también que se retransmitieran sus comunicados y que no se publicase nada sin su consentimiento. 
 
El 7 de abril, un total de 50 enmascarados tomaron el control de la cadena de televisión ATN, en Kharkiv, destruyeron varios ordenadores, material de oficina y amenazaron al directivo Oleg Yukhta.
 
Cuando los medios intentan seguir trabajando pese a las "advertencias", las represalias consisten, en muchos casos, en la destrucción de sus sedes. Medio centenar de personas enmascaradas arrasaron, el 6 de mayo, las oficinas del periódico Gornyak, en Torez. Según el IMI y los trabajadores del Gornyak, representantes de la "República del Pueblo de Donetsk" amenazaron al periódico con represalias si no anunciaba el referéndum de autodeterminación organizado el 11 de mayo. El editor se negó a hacerlo. 
 
El 18 de abril, tres individuos lanzaron varios cócteles molotov contra la sede del periódico local Pro Gorod, también en Torez.
 
Pese a que los ataques se intensifican, los medios locales llevan sufriendo presiones desde hace meses. En marzo, antes de que los rebeldes anti-Kiev tomaran el control de los edificios de Gobierno y crearan instituciones y milicias paralelas, los periodistas locales ya sufrieron el acoso de los activistas que pedían una cobertura más favorable a sus acciones. 
 
Al 1 y 5 de marzo respectivamente respectivamente, activistas antiucranianos irrumpieron en las cadenas de televisión locales Simon, en Kharkiv, y Donbas en Donetsk. Los periodistas de Simon fueron forzados temporalmente a emitir una televisión rusa en lugar de otros programas. 
 
Intimidación y violencia contra periodistas
 
Además de los problemas de seguridad que afectan a todos los periodistas de la región, varios profesionales de los medios de comunicación han sido especialmente acosados por su trabajo o por sus ideas políticas.
 
Yevgen Polozhy, editor del periódico Panorama, conocido por sus puntos de vista favorables a Maidan, fue agredido en el garaje de su casa, en Sumy, en la región de Kharkiv, el 15 de abril. Tuvo que ser hospitalizado por sus heridas y una fractura en la mano. 
 
El 6 de mayo, varios individuos armadas dispararon en Lugansk a Roman Landik, propietario de la cadenza local de televisión IRTA y representante municipal del Partido de las Regiones.
 
"Lugansk se ha convertido en una zona totalmente controlada por milicias prorrusas que tienen una actitud muy negativa hacia los periodistas ucranianos, aunque sean de su misma región", afirma Andrei Dikhtyarenko, editor del periódico local Real’naya Gazeta. "Los rebeldes sólo cooperan con los reporteros rusos", añade. 
 
El 14 de abril, siete individuos enmascarados llevaron al editor de la web de noticias Horlovka.ua, Oleksander Bilinski, a una comisaria de Horlovka, donde le esperaban cientos de personas. Fue acusado de describir a los rebeldes como "terroristas" y no fue puesto en libertad hasta que no dio una explicación en público. 
 
Los informadores locales Serhiy Shapoval y Artem Deynega estuvieron secuestrados durante tres semanas por rebeldes antiucranianos en Donetsk y Sloviansk.
 
Autocensura y exilio, ¿desaparece el periodismo local?
 
El clima creciente de intimidaciones y autocensura se extiende en la región de Donbas (Donetsk y Lugansk) y varios medios han optado por el cierre temporal de sus oficinas. 
 
En Donetsk, los periodistas de la web de noticias OstroV llevan trabajando desde casa desde el 12 de mayo. En Horlovka, el director de la cadena local Smena, Oleh Poplavski, decidió suspender las emisiones el 15 de abril.
 
Mientras suspenden sus actividades, algunos periodistas han optado también por exiliarse o esconderse. La mayoría del equipo de Moi Gorod, una web de noticias con sede en Severodonetsk, abandonó la región el 13 de mayo por miedo a ser secuestrados. Se sabe que uno de sus trabajadores no la ha hecho y permanece en la zona, pero escondido. 
 
Oleksiy Matsuka, editor de la web Novosti Donbasa, dejó Donetsk a mediados de abril después de que circulase una foto suya con el texto "cuidado, traidor" y de que prendieran fuego a su coche. El editor de Horlovka.ua también ha informado que muchos de sus periodistas han optado por abandonar la ciudad.