UCRANIA | 45 periodistas víctimas de actos violentos durante las protestas en Kiev

03.12.2013 12:42

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su consternación por la magnitud de la violencia contra los periodistas durante las manifestaciones en Kiev de los últimos días. Al menos 45 periodistas han resultado heridos en enfrentamientos entre manifestantes y la policía desde el 29 de noviembre. La mayoría de casos de violencia han sido deliberados.

“La frecuencia y gravedad de los ataques contra periodistas indican un deseo deliberado de atentar contra la libertad de información”, denuncia Reporteros Sin Fronteras. “Es inaceptable que los medios de comunicación sean de nuevo las víctimas del conflicto político que tratan de cubrir en el ejercicio de su profesión. En particular, la policía es responsable de violencia selectiva y desproporcionada contra profesionales de la comunicación y totalmente opuesta al deber que tienen de protegerlos", añade la organización, que insta a las autoridades competentes a ordenar las investigaciones que sean necesarias para depurar responsabilidades sobre estos actos violentos contra informadores.

Según la información obtenida por Reporteros Sin Fronteras, al menos ocho periodistas que en los últimos días han cubierto las manifestaciones en Kiev han sido alcanzados por granadas de concusión y gases lacrimógenos, en algunos casos con graves consecuencias para su salud, como el de Max Levin, periodista de LB.ua.

Otros 26 periodistas, incluyendo al fotógrafo de Zhitomir.info Mikhal Zagorski o el cámara de Euronews Roman Kupryanov, han sido atacados por miembros de la policía y de las fuerzas especiales, perfectamente conscientes de estar agrediendo a periodistas.
 
Otros cinco informadores, entre ellos los reporteros de Gromadskoye Televachennya Dmitry Gnap y Yakov Lyubchich, fueron atacados por manifestantes o individuos sin identificados vestidos de civiles. Varios tuvieron que ser hospitalizados. De los 45 periodistas que hasta el momento han sido víctimas de la violencia, ocho son extranjeros.

Motivadas por la decisión del presidente Viktor Yanukovich de suspender las negociaciones de asociación con la Unión Europea, las protestas se han convertido en un importante movimiento antigubernamental con una magnitud sin precedentes desde la Revolución Naranja de 2004.