TURQUÍA | Violencia policial contra los periodistas

17.06.2013 19:04

Reporteros Sin Fronteras condena las brutalidades y arrestos arbitrarios de los que son objeto los periodistas que cubren la represión de las manifestaciones antigubernamentales en Turquía.

 

Al menos ocho representantes de los medios de comunicación fueron detenidos el pasado 16 de junio en Estambul. La violencia ha proliferado tras el asalto al parque Gezi por las fuerzas del orden la noche del pasado día 15. Los periodistas se han mantenido, la mayoría, a gran distancia del centro de operaciones en la plaza Taskim en donde no se podía acceder sin tarjeta de prensa.


“Estamos preocupados por la violencia policial. Se trata de una revancha sin límite de los que deben mantener el orden. Es inaceptable que los periodistas no puedan desarrollar su trabajo y reciban palizas de una policía que debería protegerlos. Las detenciones ilegales deben cesar de inmediato y se deben realizar investigaciones para castigar a los autores” dijo RSF.


 “Las autoridades deben condenar estas acciones y deben de dejar de tomar a los medios como chivos expiatorios” añadió.


El periodista de la cadena pro kurda IMC TV, Gökhan Biçici, su cámara Okan Altunkara, los reporteros de la agencia de prensa Dogan (DHA) Ferhat Uludaglar y  Ugur Can, el cámara de la cadena nacionalista Ulusal Kanal, Emre Fidan así como el reportero del periódico Aydinlik, Aslan Sahan, fueron detenidos el pasado día 16 mientras cubrían los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y algunos manifestantes en varios barrios de Estambul.


La policía arrancó la máscara de gas a Gökhan Biçici, así como su iPad y fue arrastrado durante bastante tiempo. Lo mismo ocurrió con el fotógrafo freelance italiano Daniele Stefanini, que fue herido y detenido.


Ugur Can y Okan Altunkara fueron liberados rápidamente y Ferhat Uludaglar fue puesto en libertad el día 17. Según la agencia DHA fueron detenidos varios periodistas sin carnet de prensa. El diario Hurriyet ha puesto en marcha  un vídeo para  documentar incidentes similares.


Numerosos profesionales de diferentes medios han visto sus pertenencias destruidas por la policía. En la noche del 15 al 16 de junio, al fotógrafo del periódico Aksam (Soir) Cem Türkel le fueron requisados las imágenes que tomó en el barrio de Harbiye, no lejos de Taskim.


Un periodista independiente británico comentó a RSF que fue detenido durante tres horas esa misma noche en el barrio de Osmanbey. La policía se quedó con su cámara de fotos y su grabadora tras eliminar todo lo que contenía. Tampoco le devolvieron su bloc de notas y su carnet de prensa.


El periodista Eylem Düzyol fue agredido con porras junto a su colega Fulya Atalay, mientras hacían fotografías el pasado 16 de junio."Estábamos trabajando desde la mañana bajo su atenta mirada. Sabían que eramos periodistas, incluso les enseñé mi carnet de prensa para convencerlos, sin embargo continuaron pegándonos” explicaron a RSF. Ambos periodistas piensan presentar una denuncia.Ese mismo día el periodista de Yodays´s Zaman, Abdullah Ayasun, escribió en un tweet que fue pegado en la cara y tirado al suelo durante tres minutos por un policías que casi le rompen el brazo a pesar de enseñar el carnet de prensa.


Pero los periodistas extranjeros no se han librado de este clima de violencia. El pasado día 14, el periodista ruso Arkady Babtchenko, fue arrestado por fotografiar coches de la policía en Taskim. Pasó la noche detenido y en estos momentos se mueve con dificultad debido a los golpes recibidos en las piernas. La corresponsal de Russia Today Alexandra Bondarenko fue alcanzada por una bala de goma y Paulo Moura del diario Público de Portugal fue golpeado duramente el 16 de junio.


Según algunas versiones, los profesionales de los medios de comunicación fueron también afectados por los gases lacrimógenos en Ankara mientras cubrían las protestas cerca de la Plaza Kizilay.


La Asociación de Periodistas Turcos pidió al gobernador de Estambul y a los jefes de policía que dejasen de detener a periodistas y estimaron que las amenazas del Primer Ministro a los medios “comprometen la seguridad de éstos”.


RSF comparte esta preocupación ya que fue el mismo Erdogan el que prometió castigar a los que han participado en esta “provocación y desinformación” tanto en los medios de comunicación tradicionales como en las redes sociales.


El balance de la violencia sufrida por  los periodistas desde el inicio del movimiento de protesta está en constante evolución al alza. Reporteros Sin Fronteras informó que el  reportero estadounidense Jake Price (BBC ) fue tiroteado mientras  tomaba fotos cerca del Parque Gezi el pasado  11 de junio.


Ese mismo día, el director del diario islamista Zaman, Ibrahim Dogan, fue herido en un brazo por una granada lacrimógena lanzada por la policía. Fue ingresado en un hospital de Taskim con un brazo roto.


 Cihan Acar (Zaman) y Can Sisman (Milliyet) fueron también heridos por el arma citada. El primero con un brazo roto y al segundo le tuvieron que dar cuatro puntos de sutura en el cráneo. El 11 de junio dos reporteros canadienses de la CBC, , Sasa Petricic y Derek Stoffel, fueron detenidos y trasladados a las dependencias policiales mientras trabajaban en la Plaza Taskim.