TURQUÍA | Una orden judicial prohíbe a los medios hablar de los presuntos envíos de armas a Siria

17.02.2014 19:24

 

  • RSF condena la prohibición y denuncia el creciente clima de censura en Turquía.
  • La polémica pone de relieve la fractura entre el partido del gobierno y los partidarios del movimiento Gülen.

 

Reporteros Sin Fronteras condena la prohibición, ordenada por los tribunales, de que los medios de comunicación turcos hagan referencia a la investigación de supuestos envíos de armas a Siria, que podrían haber sido organizados por los servicios secretos turcos, la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT).

 

En enero, la policía interceptó en dos ocasiones a vehículos sospechosos de transportar armas en las provincias de Hatay y Adana, cercanas a la frontera con Siria. Se les permitió continuar después de que interviniesen funcionarios provinciales, mientras que los policías que habían realizado los registros fueron sancionados.

 

Los incidentes han alimentado las especulaciones de la prensa acerca de una disputa por el poder entre el gobierno de AKP, y los muchos policías y funcionarios judiciales sospechosos de ser miembros de un influyente movimiento liderado por Fethullah Gülen, un teólogo turco residente en Estados Unidos.

 

La lucha interna entre el AKP y el movimiento Gülen ha dominado la cobertura de noticias en Turquía desde el pasado mes de diciembre, cuando una serie de escándalos de corrupción del gobierno sacó a la luz que existía una división entre los dos antiguos aliados.

 

Calificando como "secretos de Estado" las investigaciones de los presuntos convoyes armados, un tribunal de Adana emitió el 13 de febrero una orden por la que prohibía a los medios de comunicación publicar cualquier información sobre las investigaciones antes de que hayan concluido. Difundida en el sitio web del Consejo Supremo para la Radiodifusión (RTÜK), la prohibición afecta a todos los medios de comunicación y sitios web.

 

"Este flagrante acto de censura viola el derecho de la población turca a ser informada sobre un asunto de interés público", afirma Johann Bihr, responsable de Reporteros Sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central.

 

"Al utilizar la seguridad nacional como pretexto, las autoridades están tratando una vez más de suprimir un debate legítimo sobre política exterior turca y el uso de las instituciones del Estado en la guerra que el gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan está librando contra el movimiento Gülen".

 

"Hacemos un llamamiento al sistema judicial para que rescinda inmediatamente esta desproporcionada prohibición y para que permita que los medios de comunicación hagan su trabajo", insta Bihr, quien añade que "Con semejante polarización en este momento, todas las partes deben respetar el derecho de los periodistas a trabajar de forma independiente, según la ética profesional y sin que se les marque una agenda política".

 

Profunda preocupación por la libertad de prensa

 

La prohibición llega en medio de una serie de golpes dañinos para la libertad de prensa en Turquía, y con el recuerdo de la censura en la cobertura de los coches bomba en Reyhanli el pasado mes de mayo. Cientos de periodistas se manifestaron en Estambul este 16 de febrero en protesta contra la censura en Internet y la intromisión del gobierno en las líneas editoriales de los principales medios de comunicación.

 

Sólo unos días después de que apareciesen grabaciones que demuestran dicha intromisión del gobierno, el primer ministro reconoció, el 11 de febrero, que había llamado a un ejecutivo de televisión HaberTürk TV para pedirle la retirada de pantalla de una tira de texto que anunciaba una declaración del jefe del MHP, el partido de la oposición nacionalista.

 

Este tipo de revelaciones han aumentado la conciencia pública sobre la presiones del gobierno sobre los medios. Las incestuosas relaciones entre el gobierno y algunas empresas de comunicación también quedaron a la vista por la escalada de autocensura mediática de las protestas del "Parque Gezi" contra el gobierno en el verano de 2013.

 

Mahir Zeynalov, periodista de Azerbaiyán casado con una ciudadana turca y que ha vivido en Turquía durante cuatro años, fue expulsado el 7 de febrero bajo la acusación penal de "insultar al primer ministro" en unos comentarios críticos publicados en Twitter.

 

Reportero de Today´s Zaman, un diario en inglés que apoya el movimiento Gülen, Zeynalov es el primer periodista extranjero expulsado de Turquía desde 1995. Fue deportado dos días después de que el parlamento aprobase una ley que aumenta drásticamente la censura en Internet.

 

Al menos 28 periodistas y empleados de medios están detenidos actualmente en relación con su trabajo en Turquía, país que ocupa el puesto 154 -entre 180- en la Clasificación Mundial 2014 de Reporteros Sin Fronteras.

Más, sobre Turquía, en el Informe Anual 2013 de la organización.

 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

EN LA CARRETERA. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

       RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa