TURQUÍA | RSF: "Nunca debió juzgarse a la periodista holandesa Frederike Geerdink"

09.04.2015 12:13

 

Reporteros Sin Fronteras se ha desplazado a la ciudad de Diyarbakir, en el sureste de Turquía, para el juicio contra la periodista holandesa Frederike Geerdink, acusada de propaganda en apoyo al proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). El proceso, que comenzó este miércoles 8 de abril, es de los pocos contra periodistas extranjeros que tienen lugar en Turquía desde 1995.

 

Geerdink es la única periodista occidental, que se sepa, afincada en Diyarbakir, donde vive desde 2006. Ha escrito un libro y numerosos artículos sobre cuestiones kurdas, especialmente en el sitio web Diken y su blog, llamado "Kurdish Matters" (Asuntos Kurdos).

 

Fue acusada de "propaganda en apoyo de una organización terrorista", en virtud del artículo 7.2 de la ley antiterrorista turca - un cargo que conlleva una posible sentencia a cinco años de cárcel - después de que la policía antiterrorista registrara su casa y la interrogase durante varias horas el 6 de enero.

 

El jefe de Reporteros sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central, Johann Bihr, y el representante de Turquía de la organización, Erol Önderoğlu, asistieron a la apertura del juicio junto con Amnistía Internacional, la Federación Europea de Periodistas (FEP) y representantes de la Embajada de Holanda, además de muchos periodistas locales e internacionales.

 

Al final de la audiencia de este 8 de abril, el fiscal pidió la absolución de Geerdink, diciendo sus artículos eran de carácter periodístico y no defienden el uso de la violencia. En ausencia del juez superior, el veredicto fue pospuesto hasta el 13 de abril.

 

"Es un alivio que el fiscal pidiese la absolución de Geerdink y tenemos grandes esperanzas de que el tribunal siga su recomendación", dijo Bihr. "Este juicio nunca debió celebrarse. Es parte de una campaña para intimidar a los periodistas extranjeros acreditados en Turquía".

 

El "cuarto paquete de reformas judiciales", aprobado en abril de 2013 en el marco de las conversaciones de paz entre el gobierno y los rebeldes del PKK, ha comenzado a reducir el uso de la ley antiterrorista e introduce el concepto de ‘incitación o apología de la violencia’. Se trata de una acotación muy esperada para limitar el abuso de la legislación antiterrorista en los delitos de opinión.

 

La acusación de "pertenencia a una organización terrorista", sin embargo, se sigue utilizando ampliamente y de manera arbitraria contra los periodistas críticos con las autoridades. En la actualidad, unos 40 periodistas están siendo procesados ​​por este cargo como presuntos miembros de un comité de medios de comunicación controlados por el KCK, un grupo afiliado al PKK.

 

La célebre presentadora de televisión Sedef Kabas será pronto juzgada criticar a un fiscal en Twitter. Está acusada de “poner a un funcionario público en el punto de mira de una organización terrorista”.

 

"El juicio de Geerdink ilustra simultáneamente los progresos realizados en las reformas judiciales recientes y sus limitaciones", señaló Önderoğlu. "La legislación ha evolucionado, pero la cultura judicial todavía está impregnada por paranoides actitudes de seguridad. Si las autoridades realmente quieren garantizar la libertad de prensa, deben revisar completamente la ley antiterrorista y asegurar que se interpreta de manera limitada".

 

Reporteros Sin Fronteras permanecerá en Diyarbakir hasta este 9 de abril para investigar el impacto de la cuestión kurda en la libertad de prensa.