TURQUÍA | RSF apoya al periódico Cumhuriyet, atacado por el presidente Erdogan

02.06.2015 13:03

 

Reporteros sin Fronteras (RSF) condena la presión del gobierno turco al periódico Cumhuriyet, que está bajo investigación judicial por publicar supuestas pruebas de que la Organización Nacional de Inteligencia de Turquía (MIT) entregó armas a los rebeldes islamistas en Siria.

 

Este 1 de junio, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó de "espionaje" al director de Cumhuriyet, Can Dündar, y prometió que "no va a salirse con la suya."

 

Cumhuriyet ya fue objeto en enero de 2015 de una persecución por reproducir la portada de la "edición de los supervivientes" de Charlie Hebdo y está de nuevo en el ojo del huracán desde el 29 de mayo, cuando publicó fotos y un vídeo que muestran que camiones fletados por el MIT con destino a Siria en 2014 iban cargados con armas y municiones.

 

La oficina del fiscal de Estambul anunció el mismo día que Cumhuriyet y Dündar estaban siendo investigados bajo la ley antiterrorista. Al mismo tiempo, el fiscal Irfan Fidan ordenó el bloqueo de todos los contenidos en línea que incluyeran las imágenes, diciendo que "amenazan los intereses [...] del Estado turco y constituyen un peligro para la seguridad nacional".

 

El presidente Erdogan anunció en la televisión el 1 de junio que había presentado personalmente una denuncia acusando Dündar de espionaje. "La persona que cometió este delito lo pagará caro, no va a salirse con la suya tan fácilmente" dijo, y acusó a Cumhuriyet de trabajar para el Movimiento Gülen, antaño estrecho aliado del gobierno de Erdogan y ahora considerado como su peor enemigo.

 

"Hacemos un llamamiento al presidente para que deje de amenazar a los medios de comunicación y cese de inmiscuirse en el sistema judicial, y apelamos a la oficina del fiscal de Estambul para que abandone de inmediato sus acciones judiciales", dijo Johann Bihr responsable de Reporteros Sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central.

 

"La política del gobierno turco en Siria es un tema importante que el público turco debe poder debatir. El público tiene derecho a saber si su gobierno ha entregado armas, y a quién. Si el gobierno se encuentra ahora contra la pared, no se puede culpar a Cumhuriyet, que sólo ha cumplido con su deber".

 

En enero de 2014, camiones alquilados por el MIT fueron interceptados en dos ocasiones por la policía turca cuando estaban a punto de cruzar la frontera con Siria, lo que alimentó las sospechas de que los controles eran el resultado de una lucha de poder entre el gobierno y los partidarios del Movimiento Gülen dentro de la policía y sistema judicial. Los agentes de policía y los jueces encargados de los registros fueron rápidamente sancionados y se prohibió cualquier mención del caso en los medios de comunicación. Desde entonces, las autoridades siempre han negado que los camiones llevaran armas.

 

Las revelaciones de Cumhuriyet han reavivado este tema explosivo cuando apenas falta una semana para las elecciones parlamentarias. Presionado para que responda, el gobierno ha dado explicaciones contradictorias, a la vez que ha insistido en que la "ayuda" de Turquía estaba destinada a la comunidad turca en Siria, y no a facciones islamistas.

 

No obstante, la mayoría de los observadores coinciden en que la región a la que se dirigían los camiones estaba bajo el control de grupos islamistas como Jabhat Al-Nosra y el Estado Islámico.

 

Reporteros Sin Fronteras se extiende todo su apoyo a Can Dündar, quien manifestó su posición en un editorial publicado este lunes con el título "Somos periodistas, no funcionarios del gobierno". Dündar ha sido llamado a comparecer ante el tribunal este martes por un cargo aparte de "insultos al presidente Erdogan".

 

Ver comunicado de RSF sobre la prohibición impuesta por las autoridades en febrero de 2014 de publicar información sobre el asunto de los camiones del MIT.