TURQUÍA | Mesa redonda en Washington sobre la represión a la prensa turca

25.02.2016 14:57

 

  • Relevantes periodistas estadounidenses ganadores del premio Pulitzer se solidarizan con sus compañeros turcos
  • Dilek Dündar, esposa del detenido director del diario 'Cumhuriyet', dijo que espera que Can Dündar y su colega Erdem Gül sean pronto puestos en libertad

 

Reporteros Sin Fronteras celebró este 24 de febrero en Washington (EEUU) una mesa redonda sobre la represión en Turquía, y en particular, sobre los periodistas Can Dündar y Erdem Gül, director y jefe de la delegación en Ankara del diario 'Cumhuriyet', respectivamente, detenidos el pasado 26 de noviembre. Durante el encuentro, la comunidad periodística estadounidense mostró su solidaridad con la situación actual de sus colegas turcos.

 

La mesa redonda contó con la participación de Dilek Dündar, esposa del director de Cumhuriyet; de la periodista de investigación de The Washington Post Dana Priest; del corresponsal en Washington del diario turco Hürriyet Tolga Tanis; del periodista de investigación de The New York Times James Risen y del galardonado periodista de investigación Carl Bernstein.

 

Durante su viaje a Washington, Dilek Dündar se reunió con altos representantes del gobierno de Estados Unidos, miembros del Congreso y periodistas, con el fin de concienciar sobre el caso de su marido. En la mesa redonda aseguró que espera "una decisión independiente del Tribunal Constitucional de Turquía y que Can y Erdem sean pronto puestos en libertad". Está previsto que la Corte Constitucional de Turquía decida este jueves si los pone o no en libertad mientras esperan su juicio, que comenzará el 25 de marzo.

 

En un mensaje de vídeo difundido durante el encuentro, el periodista de investigación Carl Bernstein -que compartió el Premio Pulitzer con Bob Woodward por su cobertura del escándalo de Watergate para The Washington Post- comentó que Turquía tiene "instituidos una represión metódica de los medios de comunicación, y el uso de la cortina de humo del terrorismo para justificar la detención de numerosos periodistas destacados cuyo único crimen ha sido la búsqueda de la verdad".

 

"Cuando uno hace su trabajo como periodista en Turquía, acaba en la cárcel", dijo Tolga Tanis haciéndose eco de las declaraciones de Bernstein. La también ganadora del Pulitzer Dana Priest subrayó que los periodistas estadounidenses confían en los periodistas extranjeros para"contar la verdad", y animó a sus colegas a "no dudar a la hora de defender a sus compañeros periodistas".

 

El director del diario turco Cumhuriyet, Can Dündar fue detenido el 26 de noviembre de 2015, junto al jefe de la delegación del diario en Ankara, Erdem Gül, a raíz de las acusaciones formuladas en su contra por el presidente Erdogan y el jefe de la Organización Nacional de Inteligencia (MIT), después de que el diario publicara pruebas de que el MIT entregó armas a Siria. Llevan detenidos desde entonces y los fiscales han solicitado "una pena de cadena perpetua con agravantes (sin posibilidad de indulto), una segunda cadena perpetua y una sentencia de cárcel de 30 años para cada uno de los dos periodistas".

 

El periodista James Risen, que también es ganador de un premio Pulitzer, denunció las "escandalosas acusaciones" formuladas contra Dündar y Gül, así como "la ridícula represión del periodismo" en Turquía. Además, destacó la importancia de la historia de Can y de Erdem para el pueblo estadounidense, sobre todo porque "los reporteros estadounidenses dependen a menudo de los periodistas extranjeros para lo que sucede sobre el terreno". 

 

"La libertad de información es actualmente objeto de ataques en Turquía, con una represión cada vez mayor en la información independiente y un aumento de la censura digital, detenciones arbitrarias y juicios", explicó Delphine Halgand, responsable para Estados Unidos de Reporteros Sin Fronteras. "El mal uso de la ley antiterrorista para procesar a Can Dündar y Erdem Gül es sólo el último de una serie de casos similares en Turquía, y uno de los muchos acontecimientos que muestran el creciente autoritarismo y una erosión flagrante de la libertad de prensa".

 

"Teniendo en cuenta que el clima actual, tanto dentro de Turquía como en sus fronteras, es cada vez más peligroso, el gobierno está operando en un contexto difícil. No obstante, estrechar el espacio de debate libre y tomar medidas enérgicas contra la expresión de la disidencia sólo sirve para dividir y debilitar el país aún más", dijo Johann Bihr, responsable para Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras.

 

Turquía ocupa el puesto 149, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por Reporteros Sin Fronteras en 2015. Más sobre la situación de la libertad de información en el país, en el INFORME ANUAL 2015 de la organización.