TURQUÍA | Las autoridades prohiben informar sobre los secuestrados turcos en Irak

19.06.2014 21:20
Las autoridades turcas han vuelto a reaccionar imponiendo la censura, esta vez mediante la prohibición de un tribunal de Ankara, el 16 de junio, a los medios de comunicación, incluidos los medios en internet, de mencionar el secuestro de 80 ciudadanos turcos en el norte de Irak por la milicia grupo ISIS.
 
La forma de llevar esta crisis por parte del gobierno ha sido ampliamente criticada en los últimos días. La orden judicial alega que se produce para "garantizar la seguridad de los ciudadanos que han sido secuestrados  y trasladados por el grupo terrorista a un lugar desconocido". De no cumplir la prohibición, las autoridades han advertido que los medios podrán ser multados o suspendidos por el Alto Consejo de Radio y Televisión. 
 
"Este acto de censura viola el derecho turco a ser informado sobre temas de interés general", recuerda Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras. "Aunque el gobierno está con motivo preocupado por la seguridad de los rehenes, sus políticas en Siria está sometidas al debate público. Intentar suprimir las críticas en lugar de enfrentarse a sus responsabilidades es una actitud inaceptable", añade. Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades que levanten inmediatamente la prohibición. 
 
Cuando ISIS tomó el control de Molsul, el 11 de junio, secuestró a 49 ciudadanos turcos del consulado turco, incluido el Cónsul, su mujer y sus hijos. Un total de 31 conductores turcos fueron secuestrados también al día siguiente.
 
Las autoridades turcas, especialmente el ministro de Defensa y la Organización Nacional de Inteligencia han sido ampliamente criticados por la oposición que les acusa ignorar las advertencias y no evacuar a tiempo el consulado en Mosul. 
 
Dos días antes de que el tribunal de Ankara ordenara la prohibición, el primer ministro Erdogan denunció a los medios críticos y les pidió que siguieran la negociación con ISIS "sin agitar, escribir o decir mucho, porque no ayuda y trabaja en contra nuestra".
 
Los secuestro en Mosul también han reavivado el debate doble las políticas gubernamentales en Siria y el supuesto apoyo a los sectores contrarios a Al Assad, un tema sensible que ha provocado la censura en los meses anteriores: En febrero un tribunal prohibí´o cualquier información sobre supuestas ventas de armas a Siria que podían haber estado organizadas por los servicios de Inteligencia sirios. En mayo de 2013, un tribunal prohibió también la cobertura a la explosión de dos coches bomba en Reyhanli, ciudad fronteriza con Siria.