TURQUÍA | La justicia turca prohibe la cobertura de la comisión de investigación a cuatro exministros acusados de corrupción

27.11.2014 19:22
Reporteros Sin Fronteras urge al sistema judicial turco a revocar la decisión de un tribunal de Ankara de prohibir la cobertura por parte de los medios de comunicación de la comisión parlamentaria  que investiga por corrupción a cuatro antiguos ministros acusados: Zafer Çağlayan, Muammer Güler, Egemen Bağiş y Erdoğan Bayraktar 
 
La cobertura de este caso ha estado repetidamente obstaculizada por parte de las autoridades turcas desde que estalló hace aproximadamente un año. La orden del 25 de noviembre de un tribunal de Ankara impidiendo a los medios tratar el tema en nombre de la confidencialidad de la investigación y de la presunción de inocencia es desproporcionada. El tribunal alega la necesidad de “prevenir la posible violación de los derechos” de los cuatro exministros y la necesidad de “proteger su reputación”. 
 
Estas órdenes de censura se han vuelto frecuentes en Turquía. Un tribunal penal de Estambul impuso una en febrero sobre el caso del empresario Reza Zarrab;  en junio, se prohibió la cobertura del secuestro de 80 ciudadanos turcos en Irak; en enero, sobre los misteriosos camiones que viajaban a Siria, según algunos medios, convoyes armados por los servicios de Inteligencia turcos; y en mayo de 2013 también se censuró la información sobre los bombardeos de Reyhanli, en la frontera con Siria.
 
La comisión de investigación parlamentaria, después de muchos atrasos, empezó sus interrogatorios a los ministros el 26 de noviembre, con Erdoğan Bayraktar, antiguo ministro de Urbanismo y Medio Ambiente, a quien sigue Egemen Bağiş, exministro de Exteriores. 
 
“La difamación y la violación de la presunción de inocencia están recogidas en la actual legislación turca, por lo que se pueden emprender acciones legales si se considerase que de algún modo se están violando. Pero prohibir por adelantado toda referencia al caso, incluyendo la publicación de imágenes, constituye un acto injustificable de censura a los medios de comunicación. El debate público no pude omitir que hay cuatro exministros investigados por corrupción, especialmente después de que este caso haya estado tan presente en la actualidad política de Turquía a lo largo del año pasado”, afirma Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras. 
 
El caso de corrupción se dio a conocer cuando la policía y los investigadores judiciales empezaron a interrogar a docenas de líderes políticos tras llevar a cabo una serie de redadas entre el 17 y el 25 de diciembre de 2013. Entre los detenidos se encontraban los hijos de cuatro ministros, el cuerpo directivo del banco del estado y un magnate de la construcción.
 
El Gobierno reaccionó mal ante lo que consideró un complot de sus antiguos aliado del grupo Gúlen, un movimiento religioso con varios miembros entre la policía y el sistema judicial.
 
Dcenas de policías, inspectores y jueces dieron despedidos en los meses siguientes y la investigación de uno de los principales temas se cerró en octubre. La falta de acción de la comisión parlamentaria llevó a muchos comentaristas a afirmar que había sido creada únicamente para encubrir el caso.
 
Las autoridades obstruyeron repetidamente la cobertura de los medios de comunicación a lo largo del año pasado. Algunos periodistas han sido despedidos, las webs más críticas bloqueadas y los servicios de Inteligencia han obtenido amplio margen para espiar a la población.
 
La orden emitida el 25 de noviembre es efectiva hasta el final de la comisión parlamentaria, prevista para el 27 de diciembre, fecha del aniversario de las redadas del 2013.