TURQUÍA | Erol Önderoglu, un defensor incansable de la libertad de expresión en Turquía

22.06.2016 11:44

En detención provisional desde el 20 de junio, por orden de un tribunal de Estambul, Erol Önderoglu lleva 20 años representando los ideales de la libertad de prensa que defiende Reporteros Sin Fronteras. La organización exige su inmediata e incondicional puesta en libertad dos días después de su detención.

Los rizos ahora grises de Erol Önderoglu esconden a un intelectual riguroso, y su escasa estatura física contrasta con su voluntad de hierro. Unas características que no cambiarán pese a estar encerrado en la prisión a la que le han destinado las autoridades turcas. Erol Önderoglu lleva más de 20 años abogando por la libertad de prensa para Reporteros Sin Fronteras, la organización a la que representa desde Estambul.

Los inicios de su carrera se remontan a 1996, con el asesinato del reportero Metin Göktepe del diario Evrensel, agredido hasta la muerte por la policía. Fue una época de gran tensión en la sociedad turca y constantes enfrentamientos entre las fuerzas armadas y el PKK. Ironías del destino, la detención de Önderoglu coincide con un nuevo repunte de esos enfrentamientos entre el estado turco y los rebeldes kurdos.

¿Pero cuál ha sido el delito de Önderoglu a ojos de la justicia turca? Haber actuado, como otros periodistas, como editor temporal del periódico kurdo Özgur Gündem. Una actividad llevada a cabo para solidarizarse con la prensa kurda, especialmente afectada por las políticas del Presidente Erdogan, llenas de decisiones arbitrarias y abuso de la legislación antiterrorista para amordazar a la prensa.

Erol Önderoglu ha sido ahora encarcelado por la aplicación de esa misma Ley antiterrorista por sus actividades en el ejercicio del periodismo. De igual manera que lo han sido Ahmet Nesin y Sebnem Korur Fincanci, que además preside al Fundación de Derechos Humanos en Turquía.

El periodismo ha sido desde siempre la primera profesión de Önderoglu. En 1997 empezó a trabajar para Bianet, una web de noticias pionera en información sobre derechos humanos. Fue su editor durante varios años y ha seguido siendo fiel a ese trabajo, compartiendo en la actualidad el trabajo para Reporteros Sin Fronteras, Bianet, su mujer y su hijo.

Önderoglu, de 46 años, pasó la mayor parte de su juventud en Francia, donde se establecieron sus padres cuando era niño, y donde años más tarde conoció a su mujer, también de orígenes turcos. Finalmente se establecieron un Turquía, pero conserva su pasaporte francés y sigue dominando la lengua francesa con fluidez.

Firme defensor del derecho a la información

En 2014 hizo balance a su carrera en uno de los albumes de fotos de Reporteros Sin Fronteras. Habló de Metin Göktepe, el periódico Özgur Gündem y otros hitos como el mapa del mundo elaborado por RSF en París, en 2002, y la identificación del jefe del Ejército turco Hüseyin Kivrikoglu como uno de los “depredadores de la libertad de información”. “Nunca olvidaré las amenazas que recibí de los círculos nacionalistas turcos. Llamadas, artículos difamatorios y denuncias ante la policía de Estambul”, recordaba.

Su incansable actividad se caracteriza por su determinación e imparcialidad, y defiende eñ principio de la libertad de prensa con independencia del autor, ya sean islamistas, republicanos, nacionalistas o sectores de izquierdas.

Ha pasado muchos días a la semana en los tribunales de Estambul observando los cientos de juicios emprendidos contra los periodistas y participa con frecuencia en viajes sobre el terreno para hacer informes de amplia repercusión, como el que escribió sobre el asesinato del periodista Cihan Hayirsevener, en 2009 en el noroeste de Turquía.

Sus informes periódicos sobre la libertad de expresión en Turquía publicados en Bianet tienen también un amplio seguimiento. Fruto de su dedicado trabajo de investigación para estos informes, la OSCE le ha escogido como experto en materia de encarcelamiento de periodistas. Además es miembro de IFEX, la red global de defensa y promoción de la libertad de expresión. Justo la semana anterior a su detención había estado en Berlín en una reunión estratégica de esta organización.

El último mes, había estado en Ankara, junto al secretario general de Reporteros Sin fronteras, en una reunión entre oficiales del Ministerio de Justicia turco y diversas ONGs, internacionales y turcas, para abordar la situación de la libertad de expresión.

Acto de fuerza

La decisión de perseguir al representante de Reporteros Sin Fronteras en Turquía es sin duda un acto simbólico. Atacándole a él y a otros, el gobierno de Erdogan manda un claro mensaje a todos los periodistas turcos y defensores de los derechos humanos: nadie está a salvo de ser procesado.

El encarcelamiento de Önderoglu, Nesin y Fincanci marca una nueva era en la criminalización del activismo por los derechos humanos y confirma el continuo declive de la libertad de presa en Turquía, país que actualmente ocupa el puesto 151 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.