TURQUÍA | El gobierno de Erdogan sigue amordazando a la prensa tras a la victoria electoral

13.11.2015 17:46
El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, y el profesor Noam Chomsky han escrito conjuntamente un artículo, publicado en Washington Post, el 13 de noviembre, denunciando los ataques del Presidente Erdogan a la libertad de prensa.
 
Los periodistas son los “vigilantes” de la democracia, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y cualquiera que pretenda controlar un país sin someterse a la crítica intenta amordazar a los reporteros. Desafortunadamente, el Presidente Recep Tayip Erdogan es un maestro en asfixiar los gritos de la libertad. Ahora que numerosos periodistas acuden a Antalya a cubrir la cumbre del G-20, otros periodistas turcos ven denegadas sus acreditaciones para el evento.
 
Marginar a los medios se ha convertido en un mal hábito en Turquía, que ocupa el puesto 148 de los 180 países de la última Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras. Cuatro días antes de las elecciones parlamentarias del 1 de noviembre, la policía irrumpió en la sede del grupo de medios Ipek y cerró dos de sus diarios y dos televisiones de oposición. Después de volver al trabajo y de haber despedido a 71 trabajadores, estos medios han retomado sus actividades con una nueva línea editorial que roza la caricatura. Los periódicos Bugün and Millet publicaron una portada con Erdogán bajo el titular “El presidente entre el pueblo” y “Turquía unida”.
 
El periodismo está siendo asesinado. El hecho de que el AKP, en el poder los últimos 13 años, haya recobrado la mayoría absoluta en el parlamento no ha reducido la opresión. Dos días después de las elecciones, dos periodistas fueron encarcelados por cargos de “incitar a la revuelta armada contra el Estado” en sus informaciones. Desde entonces, al menos 30 periodistas han pasado a estar bajo investigación por “propaganda terrorista” o “insultar al presidente”…