TURQUÍA | Continúa el acoso a los periodistas extranjeros: Frederike Geerdink, otra vez detenida

08.09.2015 11:29

 

Reporteros Sin Fronteras pide la inmediata puesta en libertad de la periodista holandesa Frederike Geerdink, quien fue detenida en el sureste de Turquía este 6 de septiembre. La organización insta al gobierno turco a que deje de acosar a los periodistas extranjeros que trabajan en esa zona del país.

 

Está claro que los periodistas extranjeros ya no son bienvenidos en el sureste de Turquía, donde se intensifican día a día los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes kurdos dirigidos por el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

 

Geerdink fue detenida en Yüksekova, un pueblo cerca de la frontera iraní, en la provincia Hakkaria, mientras cubría la acción de un grupo de activistas kurdos, que también fueron detenidos por tratar de actuar como escudos humanos en un intento de evitar los ataques de las fuerzas gubernamentales.

 

Según los informes, fue detenida por "viajar a una zona prohibida". Un funcionario llegó a decir a la agencia Reuters que había sido detenido "por su propia seguridad", debido a los combates en la zona.

 

"La detención de Frederike Geerdink, que ocurre pocos días después de que fueran detenidos tres periodistas de VICE News, constituye otro mensaje intimidatorio para los medios de comunicación extranjeros, y es igualmente inaceptable", dijo Johann Bihr, responsable de Reporteros sin Fronteras para Europa del Este y Asia Central.

 

"Geerdink lleva años trabajando en esta parte de Turquía y su cobertura de la cuestión kurda es ampliamente respetada. Instamos a las autoridades a que la pongan en libertad y a que le permitan trabajar de nuevo".

 

Geerdink reside desde 2006 en Turquía y es la única periodista extranjera afincada en Diyarbakir, la mayor ciudad del sudeste de Anatolia. Ha escrito un libro y numerosos artículos sobre los kurdos, especialmente en el sitio web Diken y en su blog, Asuntos kurdos.

 

La detuvieron brevemente en enero bajo la acusación de difundir "propaganda del PKK", pero fue absuelta en un juicio celebrado en abril al que asistió Reporteros Sin Fronteras. No obstante, la fiscalía ha apelado contra su absolución, por lo que todavía se enfrenta a la posibilidad de una condena de siete años y medio de prisión por este cargo.

 

Los tres periodistas de VICE News fueron detenidos el 27 de agosto, mientras cubrían la situación en el sureste de Anatolia, y puestos en detención preventiva el 31 de agosto bajo la acusación de actuar "en nombre de una organización terrorista".

 

Dos de los tres, los periodistas británicos Jake Hanrahan y Philip Pendlebury, fueron puestos en libertad el 3 de septiembre, pero su colega iraquí, Mohammed Ismael Rasool, sigue retenido.

 

El número de violaciones de la libertad de información se ha disparado desde que el gobierno turco lanzara a finales de julio una "guerra contra el terrorismo" de la que el PKK es el objetivo principal. El proceso de paz iniciado a finales de 2012 con los rebeldes kurdos ha terminado y la cifra de muertos y heridos va en aumento.

 

Turquía ocupa el puesto 149, -entre de 180 países- en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2015 de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.