TURQUÍA | Clima malsano para la prensa una semana antes de las elecciones

24.03.2014 00:17

Las elecciones municipales y regionales que tendrán lugar en Turquía el 30 de marzo suponen una prueba para el gobierno de Primer Ministro, Tayyip Erdogan, después de semanas de una tensa campaña que también ha afectado a los informadores del país.

Inmerso en escándalos políticos y financieros, y un enfrentamiento directo con los seguidores del movimiento Fethullah Gülen, el gobierno turco ha dado un paso más en la presión a los medios de comunicación. Reporteros Sin Fronteras rechaza el clima envenenado en el que tienen que trabajar los periodistas, y la censura a la que están sometidos.

"La respuesta del gobierno de Erdogan a las múltiples críticas que recibe parece ser un aumento de la intolerancia y un deseo creciente de controlar la información", afirma el Secretario General de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire.

"Su autoritarismo ha aumentado los niveles de polarización en la prensa, que han pasado a ser preocupantes. Ante la proximidad de las elecciones resulta urgente que el Gobierno repare sus relaciones con los medios de comunicación y deje de reaccionar automáticamente con más represión. Es necesaria una revisión completa de los órganos reguladores de los medios de comunicación para convertirlas en entidades verdaderamente independientes en lugar de órganos de censura estatal", añade Deloire.

Censura

Desde el comienzo oficial de la campaña, el 1 de enero, el Alto Consejo Electoral (YSK) ha sido el encargado de hacer cumplir las regulaciones electorales y castigar, a través del Alto Consejo de Radio y Televisión, a los medios que las incumplen. Sus decisiones han estado claramente influidas por el actual partido gobernante, AKP.

El canal estatal TRT recibió instrucciones para emplear el 89,5% de la cobertura de la campaña electoral del 22 de febrero al 2 de marzo, en el AKP. En ese mismo periodo, el CHP recibió el 5% de cobertura, el MHP el 5,3%, y el BDP el 0.2%.

Por otro lado el YSK ordenó a Samanyolu Haber TV, un canal que apoya al movimiento Gülen, no emitir uno de sus programas durante ocho días como castigo por difundir un conferencia de prensa de un líder de la oposición, el 11 de febrero, donde se difundieron grabaciones telefónicas comprometidas para el Primer Ministro y un empresario.

En lugar de emitir el programa previsto, la cadena difundió un documental producido por el Alto Consejo de Radio y Televisión, y el editor jefe de Samanyolu Haber TV denunció haber retirado una veintena de programas desde el inicio de la campaña, "el mayor castigo en la historia de nuestro grupo", lamentó. El director del grupo Samanyolu, Hidayet Karaca, ha llegado a afirmar que teme la retirada de la licencia por parte del Alto Consejo de Radio y Televisión.

A principios de marzo, el Alto Consejo Electoral ordenó suspender dos programas de la cadena Cem TV, un canal que apoya a la comunidad Alevi. La suspensión, a un informativo y al programa "Turquía despierta", fue de cinco días por difundir los resultados de una encuesta que mostraba un descenso en el apoyo al partido en el gobierno.


El director de Cem TV, Pinar Isik Ardor, ha denunciado el "castigo desproporcionado" a su cadena. "Estas medidas demuestran claramente dónde ha llegado Turquía. Castigar sin ningún tipo de aviso previo es muy grave", añade Celal Toprak.

Acoso a la prensa

La campaña electoral ha estado marcada por la difusión de partes de conversaciones telefónicas que confirman la presión gubernamental a los medios de comunicación. Más allá de la consideración sobre este tipo de espionaje, estos registros han puesto de manifiesto la escalada de censura e intimidación que se practica en Turquía.

En una de las últimas grabaciones, difundidas el 18 de marzo, la voz atribuida al Primer Ministro instruye al vicepresidente del grupo Habertürk, Fatih Saraç, sobre la forma de cubrir el escándalo político y financiero que afecta a los hijos de tres ministros del Gobierno en el periódico Habertürk y la cadena Habertürk TV.

"Su televisión habla de corrupción y su periódico destaca la corrupción en titulares. ¿Cómo habéis decidido que hay corrupción? ¿Lo tenéis seguro? (…)Desde ahora, no me llaméis más en nombre de vuestro jefe y su grupo. Rompo con todos estos lazos", se escucha en la conversación. Al final de la grabación se escucha a Saraç decir "de acuerdo, haré lo necesario". Saraç dejó el cuerpo directivo de Habertürk a finales de diciembre.

Otro caso donde se pone de manifiesto esta presión y la autocensura vigente, es el de Arzu Caglan, presentadora de Best FM, y Cagdas Dogan, reportero del diario Fotomaç, despedidos por sus reacciones en la oleada de protestas desatada tras la muerte de Berkin Elvan, un chico de 14 años herido por la policía en junio de 2013, que murió en marzo, tras pasar nueve meses en coma. Caglan escribió un comentario en la red social Twitter crítico con el Gobierno y los medios de comunicación progubernamentales. Fue despedida tras llorar en directo por la muerte de Berkin Elvan. "He dirigido uno de los programas más populares. Hasta ahora nunca he tenido una sanción del Alto Consejo de Radio y Televisión o de un tribunal. Soy víctima de una decisión totalmente arbitraria. A todos los que preguntan, la dirección dice que he dimitido, pero no es verdad", afirmó Caglan tras su despido.

Sibel Oral fue despedido del diario Aksam a principios de marzo por escribir en Twitter: "Piérdete RTE (Recep Tayyip Erdogan)”. También Balçiçek Pamir dejó el diario Türkiye como protesta por su cobertura del caso Elvan.

Violencia policial e impunidad

Al menos una decena de periodistas han sido atacados por la policía en la cobertura a las protestas que tuvieron lugar entre los días 11 y 13 de marzo como respuesta a la muerte de Elvan. Entre los agredidos en Ankara se incluyen Meltem Aslan, Cinar Özer, Selahattin Sönmez, Mert Gökhan Koç, Zuhal Atlan, Özgen Bingöl y Hüseyin Cözen.

Diez meses después del inicio de las protestas en el parque Gezi, resulta evidente que el Gobierno no ha hecho ningún esfuerzo para mejorar la protección de los periodistas que cubren manifestaciones. El personal de los medios de comunicación sigue siendo víctima sistemática de un uso de la fuerza desproporcionado que no distingue entre informadores y manifestantes.

Las autoridades han fallado por tanto en cumplir las recomendaciones de Navi Pillay, alto comisionado de Naciones Unidas para los derechos humanos, presentes en el informe publicado el 21 de enero de 2013 sobre la protección de los derechos humanos en el contexto de protestas pacíficas.

"Los Estados deben garantizar que todo aquel que vigile e informe sobre la violación y abusos de derechos humanos en el transcurso de manifestaciones pacíficas -incluidos los periodistas, trabajadores de los medios y otros informadores y blogueros- pueda hacerlo sin miedo a ser intimidado, sin acoso legal, físico y sin violencia. En este sentido, el Estado tiene la obligación de protegerles", afirmó Pillay.

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

EN LA CARRETERA. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

       RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa