TURQUÍA | Decenas de periodistas detenidos, acusados de colaborar con el separatismo kurdo

20.12.2011 18:16

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su preocupación por la detención, esta mañana, de cerca de 25 periodistas, durante varias redadadas de la policía turca relacionadas con la investigación sobre el grupo Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), presuntamente vinculado al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). La mayoría de los periodistas detenidos trabajan para medios de comunicación pro-kurdos. Las últimas noticias hablan de un total de 40 periodistas detenidos. 

"La policía turca sigue con sus prácticas habituales, registrando a los periodistas sin respetar la confidencialidad de sus fuentes, practicando detenciones en masa e incautando equipos y material de los profesionales de los medios de comunicación que luego utiliza como pruebas en su contra. La cuestión kurda no se resolverá intentando suprimir las posturas disidentes en nombre de la lucha contra el terrorismo. Las autoridades deben dejar de tratar de penalizar al periodismo, incluido al periodismo político comprometido " considera Reporteros Sin Fronteras.

La policía antiterrorista de Estambul ha registrado esta mañana las oficinas de las agencias de noticias DIHA y ETHA, del periódico Özgür Gündem, de la revista Demokratik Modernité y de la imprenta Gun. También la casa del fotógrafo de AFP, Mustafa Özer. Se han producido redadas similares en Ankara, Diyarbakir, Izmir, Adana y Van.

El tribunal de Estambul que lleva la investigación ha ordenado detener a un total de 25 periodistas sospechosos de estar vinculados con la red del KCK. Los informes iniciales indican que la operación no sólo está dirigida a los medios de comunicación pro-kurdos, sino también a los medios de comunicación que colaboran ocasionalemente con ellos. Ilker Yasar, editor del diario Birgun, ha contado a Reporteros Sin Fronteras que, entre los detenidos, se encuentran el periodista Zeynep Kurtay y el fotógrafo Ömer Celik del diario Birgün. También Cagdas Ulus, reportero del diario Vatan. "Aun si esta redada estaba dirigida, aparentemente, contra los periodistas de ANF y DIHA, lo cierto es que afecta a toda la profesión" ha declarado Meriç Senyüz del diario Vatan.

Entre los periodistas detenidos se encuentran el editor de DIHA, Fatma Koçak; el editor jefe de ETHA,Arzú Demir; Nahide Ermis, miembro del consejo editorial de la revista Demokratik Modernité; el editor de la agencia DIHA, Ramazan Tekgöz; Berxwedan Yaruk, también de Demokratik Modernité; y los periodistas Semiha Alankus, Sadik Topaloglu, Cagdas Kaplan, Zuhal Tekiner, Kenan Kirkaya y Evrim Kepenek. Puede que el fotógrafo de AFP, Özer, también haya sido arrestado.

Según la legislación turca, los detenidos no tienen derecho a hablar con un abogado durante las primeras 24 horas y pueden permanecer bajo custodia policial durante cuatro días antes de ser llevados ante un fiscal.

La policía se ha llevado de la casa de Demir, su teléfono móvil, sus ordenadores, dos portátiles, un disco duro, la tarjeta de memoria de una cámara de ETHA, el texto de la segunda edición de "La sangre no se seca", un libro escrito por el detenido Sami Özbil, fotos de Özbil y DVDs.

En la provincia de Van, devastada por un terremoto el mes pasado, la policía también allanó una tienda de campaña que utilizaban los periodistas de la agencia DIHA, cuya oficina resultó gravemente dañada por el terremoto.