TÚNEZ | RSF pide a las autoridades que dejen de aplicar la ley de prensa del régimen de Ben Ali

11.05.2012 12:39

Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades tunecinas que tomen las medidas oportunas para poner fin a la ambigüedad jurídica que vive el país con la convivencia de la antigua legislación de medios de comunicación, heredada del régimen de Ben Ali, y las nuevas disposiciones aprobadas en noviembre de 2011. 

 

"Aplicar de forma automática la legislación anterior pone en peligro el cambio por el que apostó el país tras la Revolución de los Jazmines", considera Reporteros Sin Fronteras que alerta sobre la reiterada utilización de algunos artículos del código penal anterior para condenar a periodistas y blogueros.

 

La iniciativa gubernamental de formular una consulta nacional sobre los medios de comunicación no debe retrasar la aplicación de la nueva legislación, acorde con los estándares internacionales, en lugar de mantener la anterior del gobierno de Zine El Abidine Ben Ali. Los jueces no deberían tener la opción de elegir entre una legislación u otra sobre la misma materia. 

 

Caso Persépolis

El propietario de la televisión TV Nessma, Nabil Karoui, fue condenado a una multa de 1.200 euros difundir la película "Persépolis", considerada blasfema por parte de algunos islamistas.

 

Este veredicto contradice las nuevas disposiciones de la ley de prensa actual, que, entre otras cosas, hace hincapié en el concepto de proporcionalidad. A pesar de la campaña generada para que las autoridades judiciales aplicaran la nueva legislación, los jueces basaron su decisión en una sección del código penal que permite el castigo a las publicaciones por "perturbar el orden público y amenazar a la moral adecuada".

 

La justicia tunecina multó también con 600 euros al director de programación de la cadena y al jefe de la sección que tradujo la película. Sentencia recurrida de inmediato por sus abogados.

 

Sin embargo, los manifestantes que atacaron las instalaciones de la cadena y la casa de su propietario, recibieron una multa de cinco euros cada uno. "Una cantidad simbólica, mientras la ley criminal prevé sanciones penales por agresiones a periodistas", considera Reporteros Sin Fronteras.

 

"Estas sentencias sugieren un sistema de dos velocidades en la justicia tunecina y plantean una falta de seguridad jurídica. Los periodistas todavía pueden ser condenados en Túnez por una legislación general de orden público", lamenta la organización. 

 

Caso Kedira

Nasreddine Ben Saida, editor del Attounissia, fue multado con 500 euros por publicar una foto del jugador de fútbol Sami Kedira abrazando a una modelo desnuda en la portada de la revista. 

 

 

Caricatura de Mahoma

Los internautas Mejri Jabeur y Beji Ghazi, fueron condenados, el 28 de marzo, a siete años y medio de cárcel cada uno y una multa de 600 euros, por publicar una caricatura de Mahoma en Internet.  

 

Jabeur ha recurrido la sentencia, que será examinada de nuevo, el 14 de mayo, por un tribunal de apelación de Monastir. Beji ha huido del país y ha solicitado asilo político en Europa. 

 

Reporteros Sin Fronteras pide la liberación inmediata de Jabeur Mejri, bajo custodia desde el 28 de marzo, y la retirada de cargos contra los dos acusados. Su caso pone de manifiesto la necesidad de una disposición legal que garantice la libertad de opinión y la libertad de expresión en Internet.

 

Más información:

TÚNEZ | Varios procesos judiciales ponen a prueba la nueva Ley de prensa
Leer más: http://www.rsf-es.org/news/tunez-varios-procesos-judiciales-ponen-a-prueba-la-nueva-ley-de-prensa/