TÚNEZ | Reporteros sin Fronteras en Túnez: “Una nueva libertad que preservar”

10.02.2011 13:35

 

Casi dos semanas después de la caída del régimen del presidente Ben Alí, Reporteros sin Fronteras ha visitado Túnez entre el 2 y el 4 de febrero de 2011 con el objetivo de evaluar la situación de los medios de comunicación, así como de analizar sus necesidades y de definir la contribución que podría aportar la organización durante esta fase de transición.

Los representantes de Reporteros sin Fronteras se reunieron con numerosos periodistas (opositores o ligados al antiguo régimen, el Sindicato de Periodistas Tunecinos) y con el nuevo Secretario de Estado de Juventud y Deportes. También distribuyeron material técnico.

"Túnez está en plena efervescencia. Los periodistas viven un periodo histórico en el que su libertad es respetada por primera vez. Debemos alentarlos y apoyarlos en sus tareas. Sobre todo, hay que consolidar las experiencias de esta joven revolución. La censura no ha desaparecido por completo y puede regresar en cualquier momento. Hay que prevenirla rápidamente estableciendo un marco jurídico e institucional que garantice de manera duradera la libertad de expresión. Esto implica particularmente reformas legislativas y la creación de nuevas estructuras independientes de regulación de los medios de comunicación”, declaró Jean-François Julliard, secretario general de Reporteros sin Fronteras.

"Tras 23 años de censura, la libertad de prensa es una realidad en Túnez. Es inesperado. Nos alegramos especialmente por todos los defensores de la libertad de expresión. Durante todos estos años un puñado de personas ha luchado por defender su libertad. Finalmente ven recompensados sus esfuerzos y su tenacidad. Pensamos en ellos y en todos aquellos que en lo sucesivo ejercerán el oficio periodístico en condiciones más favorables. Reporteros sin Fronteras permanecerá muy presente en Túnez y continuará jugando su papel de defensor de las libertades”, agregó.

Durante 23 años el régimen de Ben Alí bloqueó la información en los medios de comunicación tradicionales, y después en Internet. El 14 de enero de 2011, después de un mes de protestas, la revolución popular logró expulsar al presidente tunecino.

El 17 de enero el gobierno provisional de unidad nacional, que tomó las riendas del poder, suprimió el Ministerio de Información. Slim Amamou, bloguero liberado cuatro días antes, se convirtió en Secretario de Estado de Juventud y Deportes. Este gobierno predica inmediatamente la total libertad de información y de expresión como principio fundamental.

 

Los medios de comunicación un mes después de la caída de Zine el-Abidine Ben Ali: ¿ruptura o continuidad?

 

El panorama: el mismo número de medios de comunicación

Hay que esperar que próximamente se multiplique el número de publicaciones de la prensa escrita, de emisoras de radio y de canales de televisión.

De momento, el número de medios de comunicación es el mismo. El canal Tunisie 7 cambió de nombre, se convirtió en la Télévision tunisienne nationale (Televisión Tunecina Nacional). Aún no se ha otorgado ninguna nueva licencia, el gobierno primero debe elaborar un documento transparente de condiciones para la concesión de licencias. Mientras tanto, algunos medios de comunicación que hasta ahora trabajaban sin autorización, pues no habían podido obtener la licencia debido a su línea editorial, han depositado sus solicitudes y están a la espera.

 

El contenido de la información: un giro de 180°, pero las líneas rojas persisten

El tono de los medios de comunicación cambió claramente, así como su manera de tratar los asuntos de actualidad. En la prensa se abordan temas totalmente ignorados en tiempos del presidente Ben Alí. Lo mismo sucede en la televisión en lo que respecta a los problemas sociales, hasta ahora ausentes en las pantallas. ¡Hasta las noticias de la oficialista agencia de prensa TAP cambiaron de tono!

Los tunecinos han podido presenciar por primera vez una entrevista televisada del Ministro del Interior el pasado 1 de febrero, un hecho histórico.

Algunos periódicos acostumbrados a elogiar al presidente y su esposa, que no vacilaban en enlodar a sus opositores, piden hoy la pena de muerte contra la familia del presidente derrocado (leído en Koul el-nas y Al-Ahdath).

Numerosas personalidades de la oposición, hasta entonces desterradas de los medios de comunicación nacionales, aparecen en la primera plana de los periódicos y son invitadas regularmente a emisiones de radio y televisión.

Los tres diarios antes llamados “de oposición”, Al-Maouqif, Al-Mouatinoun y Al Tariq al-Jadid, pueden ser impresos y distribuidos normalmente, sin los tradicionales problemas “técnicos” de los impresores.

No obstante, si bien la libertad de tono es real, parecen dibujarse nuevas líneas rojas. La violencia cometida por las fuerzas del orden (policía y ejército), los expedientes de corrupción concernientes a los allegados del expresidente, que aún se encuentran en Túnez, o los problemas encontrados hoy por el gobierno, son aún muy poco abordados en los medios de comunicación.

La consigna es la moderación, con el fin de apaciguar las tensiones sociales y de “calmar las cosas”.

La Télévision tunisienne nationale en su cobertura de los acontecimientos de Kasbah, a finales de enero de 2011, mostró sólo un punto de vista, el del Ministerio del Interior.

Otros acontecimientos no se cubren, como la reunión organizada el 2 de febrero pasado por la coalición llamada “Frente 14 de enero”, a la que la Télévision tunisienne nationale no asistió. Y, aunque algunas personalidades son invitadas a expresarse en los medios de comunicación, éstas no son completamente libres de decir lo que quieren. Varias de ellas, invitadas días después de la partida de Ben Alí, desaparecieron después de la escena (por ejemplo, el ex ministro y líder de la oposición, Mostafa Ben Jaffar). La Télévision tunisienne nationale no quiso organizar el debate en directo propuesto por uno de sus reporteros, que reuniría en un mismo escenario a periodistas que fueron encarcelados a causa su actividad profesional en tiempos de Ben Alí.

 

Los periodistas: contamos con los mismos y volvemos a empezar

Cayeron algunas cabezas: el director del periódico La Presse, fue remplazado por un nuevo presidente-director general elegido por un comité de periodistas. Otras personalidades excluidas durante el reino de Ben Alí reaparecen en escena. En numerosos casos, los periodistas han tomado el control de las redacciones.

Pero la mayoría de los profesionales de la comunicación permanece en su sitio. En la mayor parte de los medios de comunicación no ha habido cambios en los equipos de dirección y de redacción. Los antiguos defensores del régimen de Ben Alí se han convertido en revolucionarios y pioneros del cambio. Los caciques de la prensa del antiguo sistema no han desaparecido.

 

Internet: liberalización parcial

Si, como lo prometió el presidente Ben Alí en su discurso del 13 de enero, la censura en Internet fue eliminada inmediatamente, el control de la Red no ha sido suprimido por completo, como lo confirma Slim Amamou, nuevo Secretario de Estado de Juventud y Deportes. Reporteros sin Fronteras ha escuchado numerosos testimonios de internautas y blogueros en este sentido. Así, no es posible tener acceso al blog de la bahreiní Amira Al Hussaini (Global Voices) desde Túnez (la verificación más reciente del bloqueo se realizó el 5 de febrero de 2011 a las 3:27 horas), debido a su cobertura de los acontecimientos en Túnez, especialmente de las agresiones de las fuerzas de seguridad.

 

Los retos de hoy y de mañana

 

Para las autoridades

Desde que se constituyó el gobierno provisional, las nuevas autoridades tunecinas decidieron suprimir el Ministerio de Información. Sin embargo, esta medida, que constituye un avance simbólico, no es suficiente para reformar en su conjunto el funcionamiento de los medios de comunicación en Túnez. Las autoridades deberán enfrentarse a numerosos retos.

En los próximos días el gobierno provisional pondrá en marcha una Comisión de Reformas Políticas. Esta comisión independiente tendrá la tarea de elaborar reformas jurídicas e institucionales que permitan una transición democrática real. Una parte de su trabajo se consagrará a la regulación de los medios de comunicación y a los cambios en el sistema mediático.

Las nuevas autoridades tunecinas deberán elaborar:

  • un marco jurídico que organice a los medios de comunicación, con la creación de verdaderas instancias de regulación independientes y autónomas (audiovisual y prensa escrita);
  • un marco jurídico para la atribución de licencias que permita la creación de nuevos medios de comunicación;
  • un nuevo código de prensa.

 

El 30 de enero el presidente del Sindicato de Periodistas, Neji Bghouri, se reunió con el Primer Ministro interino, Mohamed Ghannouchi. Entre otras cosas, el sindicato pidió la supresión de la Agencia Tunecina de Comunicación Exterior (ATCE) o un cambio en sus atribuciones. La Agencia Tunecina de Internet (ATI) pidió lo mismo.

Inevitablemente, las autoridades deberán trabajar intensamente en la cuestión del futuro de los medios de comunicación existentes, especialmente aquellos cercanos al poder que tuvieron facilidades para la obtención de su licencia. La cuestión de la formación de los periodistas, ligada a la deontología y la ética, también deberá ser examinada.

Disposiciones claras deben poner fin a la censura en Internet, impidiendo que el Ministerio del Interior tenga acceso a los datos de los internautas.

 

Acción de Reporteros sin Fronteras

Reporteros sin Fronteras se compromete a acompañar a las autoridades tunecinas en sus esfuerzos para reformar el sistema de medios de comunicación en Túnez, con el objetivo de propiciar el pluralismo de la información de los medios de comunicación. Se debe crear un nuevo espacio que permita que los medios de comunicación ejerzan plenamente su rol de contrapoder.

La organización estará al lado del Sindicato de Periodistas para proponer juntos nuevos marcos jurídicos y está lista para ofrecer su peritaje en la creación de un nuevo código de prensa.

Para llevar a cabo estas misiones, Reporteros sin Fronteras desea abrir una oficina en la capital tunecina en los próximos meses, con el fin de acompañar a las autoridades, los periodistas y la sociedad civil en general, en esta marcha hacia una democracia donde la libertad de expresión y la libertad de prensa serán dos principios fundamentales respetados.