TÚNEZ | Detenidos tres periodistas, los primeros de la era posBen Ali

17.02.2012 19:11

 

 
Reporteros Sin Fronteras pide la inmediata liberación de Nasreddine Ben Saisa, director del diario en lengua árabe Attounissia, y la retirada de todos los cargos que se le imputan, al igual que al redactor jefe del diario Habib Guizani, y al periodista Mohammed Hedi Hidri. El motivo de la detención, realizada el 15 de febrero y ordenada por el fiscal general, fue la publicación, ese mismo día, en su portada, de una foto del futbolista germano-tunecino Sami Kedira abrazando a una modelo desnuda, que es su pareja. El Attounissia  fue retirado de los puntos de distribución del país.
 
La fiscalía ordenó las detenciones a la "brigada de las costumbres".  Guizani y Hidri fueron liberados ayer por la tarde después de ser interrogados, pero Saida sigue detenido.El director del medio se enfrenta a una pena de seis meses a cinco años de prisión y una multa de 60 a 600 euros. 
 
El ministerio público demuestra así que un artículo de prensa puede todavía enviar a presión a un periodista, una señal extremadamente inquietante para la libertad de prensa, según Reporteros Sin Fronteras que, asimismo,  critica la hipocresía de semejante reacción y ha indicado que las fotos de este tipo ilustran regularmente las revistas extranjeras que se venden en Túnez.
 
La organización condena firmemente el recurso al código penal cuando un nuevo código de prensa acaba de entrar en vigor y prevé en su artículo 13 que un periodista "no puede ser perseguido por su trabajo" a menos que se violen las disposiciones del decreto ley.  El hecho de presentar los delitos de prensa como delitos de derecho común recuerda de manera inquietante las maquinaciones político-administrativas empleadas en el régimen de Ben Ali con el fin de condenar a los periodistas y amordazar a los medios de comunicación. 
 
Como se mencionaba en el Informe publicado por RSF con ocasión del primer aniversario de la revolución, la organización recuerda la necesidad de consagrar el carácter exclusivo del código de prensa. El hecho utilizar todavía el código penal reduce a la nada el código de prensa. 
 
El anuncio de este nuevo proceso y la detención de los tres periodistas de Attounissia ha coincidido con la conferencia de prensa organizada por la Estancia Nacional para la Reforma de la Información y la Comunicación (INRIC) que insiste en la necesidad aplicar la nueva ley. En esta ocasión el INIC ha hecho constar su inquietud por lo que califica como "doble lenguaje" y "discursos contradictorios" por parte del gobierno.