TIMOR ORIENTAL | RSF da la bienvenida a la creación del consejo de prensa y el código ético

07.11.2013 20:20

Mark Pearson, corresponsal australiano de RSF, relata el histórico congreso de periodistas de Timor Oriental celebrado en Dili del 25 al 27 de octubre. Reporteros sin Fronteras se felicita por dicho encuentro y los resultados obtenidos, si bien destaca que sólo la creación de un entorno favorable para la prensa haría realidad la autorregulación de medios que ha solicitado el primer ministro. Es él quien tiene el poder de asegurar que el movimiento de los periodistas hacia la autorregulación no queda limitado por nuevas leyes de prensa que podría perjudicar a  la libertad de expresión consagrada en la Constitución de Timor Oriental.

 

Un histórico congreso de periodistas de Timor Oriental, celebrado en Dili durante el fin de semana del 25 al 27 de octubre, votó a favor de su primer código ético y de un consejo de prensa de siete miembros.

 

Pero el siguiente obstáculo para la libertad de prensa en la pequeña nación de Asia-Pacífico será una ley de prensa que actualmente estudia el Parlamento nacional, y que se teme que contará con un sistema de licencias para periodistas y sanciones penales.

 

La ley de medios propuesta por un comité de periodistas que asesoran al gobierno prevé controles de autorregulación. Sin embargo, la versión final incluye modificaciones propuestas por el Secretario de Estado de Comunicación Social, Isaac Nélio Sarmento, y se rumorea que incluirá la concesión de licencias y sanciones penales.

 

El viernes, en la apertura del congreso, el primer ministro, Xanana Gusmao, reprendió a los periodistas por no haber desarrollado la autorregulación adecuada cuando él les había advertido de que lo hiciesen en 2009.

 

Sin embargo, felicitó a las asociaciones de medios de comunicación por sus recientes esfuerzos para unificar un código ético y el consejo de prensa, afirmando que la libertad de prensa era importante para la democracia, pero que la libertad debe ser ejercida con responsabilidad.

 

Más de 150 periodistas que asistieron el domingo en representación de varias asociaciones de prensa votaron a favor del código ético. El preámbulo reafirma la importancia de la libertad de expresión y de la autorregulación los medios y los diez puntos de que consta el código hablan de exactitud y la imparcialidad, la oposición a la censura, la defensa del interés público, la no discriminación, la separación entre información y opinión, la confidencialidad de las fuentes, la rectificación rápida de errores, el rechazo del plagio, la protección de la identidad de las víctimas, y el rechazo de los incentivos financieros.

 

Esa cláusula final será el gran desafío de los periodistas de Timor Oriental, ya que muchos de ellos admiten abiertamente que aceptar pagos de políticos a cambio de una cobertura favorable.

 

Los medios de comunicación dicen que a los periodistas se les paga entre 5 y 20 dólares estadounidenses en las ruedas de prensa, y hasta 40 dólares cuando acompañan a los ministros en viajes a las provincias.

 

Dichos pagos son importantes, ya que los medios de comunicación pagan a sus periodistas unos 140 dólares estadounidenses  al mes, que no incluyen comidas ni gastos de viaje.

 

Otros problemas a los que se enfrenta el sector son la falta de formación, la dependencia de la publicidad oficial y la tendencia endémica de los periodistas a pasarse a la administración pública en cuanto hay vacantes disponibles. Esto deja a los editores y directores de noticias con redacciones formadas por personal sin experiencia.

 

El congreso estuvo financiado por la Unión Europea con un millón de euros y forma parte del Programa de Apoyo a los Medios, coordinado por Portugal.

 

Entre los expertos extranjeros que compartieron experiencias de sus propios países con la autorregulación se encontraban el presidente de la Alianza de Periodistas Independientes de Indonesia (AJI) Eko Maryadi; Christiana Chelsia Chan, del Consejo de Prensa de Indonesia, los académicos portugueses de periodismo Joaquim Fidalgo y Carlos Camponez, y @journlaw

 

Mark Pearson

Profesor de Periodismo y Medios de Comunicación Social de la Universidad de Griffith, Australia.