TAILANDIA | Citaciones y detenciones de periodistas: el Ejército tailandés endurece el tono

26.05.2014 22:07

Reporteros Sin Fronteras lamenta los movimientos del ejército tailandés para endurecer las restricciones y manipular los medios de comunicación a raíz del reciente golpe de estado, la declaración de la ley marcial, y los interrogatorios y detenciones de periodistas.

 

Dos periodistas, Thanapol Eawsakul y Pravit Rojanaphruk fueron detenidos el 23 y 24 de mayo tras haber sido citados por los militares. El ejército continúa sus esfuerzos para detener el flujo de noticias e información, imponiendo la línea editorial sobre a los medios informativos y ordenándoles no publicar nada que pueda "avivar el conflicto".

 

"El poder militar, que afirma que quiere restablecer la paz y el orden público, no puede seguir pisoteando la libertad de información ", dijo Lucie Morillon, responsable de investigación de Reporteros Sin Fronteras.

 

"Los medios informativos tienen que poder continuar con su labor de recogida y difusión de noticias, sin sufrir ni presiones ni intimidación de nadie. Hacemos un llamamiento al general Prayuth Chan-ocha a liberar inmediatamente a Thanapol Eawsakul y Pravit Rojanaphruk".

 

Rojanaphruk, periodista del diario The Nation conocido por sus puntos de vista críticos sobre derecho lesa majestad en Tailandia, fue convocado por el ejército el 23 de mayo. Al día siguiente, se presentó en la sede del Consejo Nacional para la Paz y el Orden (NCPO) , acompañado por un abogado y representantes de la ONU. Fue interrogado durante cinco horas sin presencia de su abogado, y, posteriormente, llevado a un centro de detención no localizado, en el que sigue.

 

Antes de responder a la citación, Rojanaphruk dijo a la prensa tailandesa: "Espero que la gente no se dé por vencida y que el general Prayuth sea el último dictador de Tailandia". "A mí me pueden detener, pero nunca podrán detener mi conciencia", se ha difundido que añadió . A continuación, cerró su boca con cinta adhesiva y se tapó las orejas con las manos.

 

Eawsakul, editor de la revista de información política Fah Diew Gan, ya había sido procesado por lesa majestad. Fue detenido el 23 de mayo por participar en una manifestación pacífica en Bangkok contra el golpe.

 

El 25 de mayo, 19 directores y editores fueron convocados a una reunión para discutir la cobertura de noticias en una "situación anormal", mientras que el general Prayuth, nombrado por el rey como jefe de la NCPO, amenazó este 26 de mayo a los medios informativos con cerrarlos si se utilizan páginas de Facebook para "avivar el conflicto" o para socavar la paz y el orden público.

 

Los siguientes informativos enviaron representantes a la reunión: Bangkokbiznews, Khoasod, Khomchadluek, Daily News, Thai Rath, Thai Post, Naewna, Banmuang, Bangkok Post, Bangkok Today, Prachachat, Manager, Thansettakij, Post Today, Matichon, Dailyworldtoday y Siam Rath.

 

El NCPO anunció nuevas medidas relativas a las televisiones, a las que se les prohibió emitir después del golpe de Estado y la declaración de la ley marcial. El 25 de mayo se restableció el derecho a emitir, con la excepción de Thai PBS, que no recibió el permiso.

 

A las 14 emisoras de radio acusadas de difundir noticias "sesgadas " no se les permitirá volver al aire a menos que se comprometan a no alterar la paz y el orden público. Las radios comunitarias sin licencia deberán solicitar la autorización de la NCPO antes de que puedan reanudar la emisión.

 

Prayuth también anunció el domingo que los acusados ​​de lesa majestad y de socavar la seguridad nacional serán juzgados por un tribunal militar en lugar de por un tribunal penal.

 

Estas medidas se introdujeron tras el golpe militar el 22 de mayo, pocos días después de que fuera declarada la ley marcial. Tailandia lleva más de seis meses inmersa en una grave crisis política. El país soporta numerosas restricciones a la libertad de información e intentos de manipular a los medios de comunicación.

 

Tailandia ocupa el puesto 130, de 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014 de Reporteros Sin Fronteras. Más, en el Informe Anual.