SIRIA | RSF y siete organizaciones internacionales piden que la amnistía incluya a periodistas y activistas detenidos

26.10.2012 16:56
  • Las excepciones de la ley antiterrorista amenazan con reducir el número de liberados.
  • Las organizaciones internacionales piden la presencia de observadores independientes.
  • El periodista apadrinado por RSF-España, Mazen Darwish, seguía en paradero desconocido.

 

Reporteros Sin Fronteras, Human Rights Watch, la Federación Internacional de Derechos Humanos, la Red Euromediterránea de Derechos Humanos, el Centro del Golfo para los Derechos Humanos, Index on Censorship, Alkarama, y el Centro Skeyes para la Libertad de Prensa y de la Cultura (de la Fundación Samir Kassir), piden a ‪Bachar el Asad‬ que ponga en libertad a todos los profesionales de los medios de comunicación, activistas pacíficos y asistentes humanitarios detenidos en Siria, como parte de la amnistía anunciada el pasado 23 de octubre. Todas estas personas han sido detenidas por ejercer sus derechos a la libertad de expresión o asamblea, o por prestar asistencia a terceros, por lo que nunca debieron haber sido privados de libertad.

El decreto nº71 garantiza la amnistía general, reduciendo o eliminando las penas de cárcel para la mayoría de los crímenes, excluyendo a los condenados por terrorismo bajo la legislación antiterrorista, en vigor desde el 2 de julio. Sin embargo, Asad ya promulgó otras amnistías en enero y en mayo y las fuerzas de seguridad siguieron manteniendo a numerosos activistas privados de libertad. Para asegurar que esta nueva amnistía no los excluya de nuevo, el gobierno sirio debería permitir la entrada de observadores independientes de Naciones Unidas.

"Esta amnistía es un anuncio genuino, pero debe poner en libertad a todos los periodistas y periodistas ciudadanos detenidos por ejercer su derecho a informar, a los sirios y a la comunidad internacional, de lo que estaba ocurriendo en el país, así como a todos los defensores de los derechos humanos también detenidos. De lo contrario, será tinta sobre papel", ha declarado Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras.

Algunas de las peores violaciones a los derechos humanos que han tenido lugar en Siria han ocurrido lejos de los ojos de la opinión pública, amparadas por las facilidades para proceder a detener a miles de sirios, incluidos mujeres y niños, que en muchos casos han sido detenidos arbitrariamente o han sido víctimas de brutales torturas. Muchas de esas detenciones arbitrarias incluyen a periodistas, escritores, abogados, activistas pacíficos o defensores de los derechos humanos.

El abogado Anwar al-Bunni ha asegurado a Human Rights Watch que muchos individuos fueron detenidos y acusados de ayudar a terroristas por distribuir asistencia humanitaria. Muchos de ellos, como la actriz siria May Skaff, fueron también acusados de tener comportamientos terroristas.

La Ley antiterrorista define un acto de terrorismo como "todo acto que tiene como objetivo crear un estado de pánico entre la población, desestabilizar la seguridad pública y dañar la infraestructura básica del país mediante el uso de armas, municiones, explosivos, materiales inflamables, productos tóxicos, factores bacteriológicos, o cualquier otro método en el cumplimiento de los mismos fines". La legislación también contempla la "promoción del terrorismo" a través de la distribución de literatura, o cualquier otra información, castigada con trabajos forzados. Financiar el terrorismo incluye suministrar, directa o indirectamente, dinero, armas, municiones, explosivos, medios de comunicación, información, u "otras cosas" que se utilicen en la ejecución de un acto terrorista.

Las organizaciones citadas anteriormente piden que las fuerzas de seguridad no usen los poderes de la ley antiterrorista del país para excluir de la amnistía a los defensores de derechos humanos, activistas pacíficos, asistentes humanitarios y otros presos políticos.

Aunque las autoridades sirias técnicamente hayan levantado la ley de emergencia del 21 de abril de 2011, ese mismo día se promulgó el Decreto 55, que recogía el tiempo que puede pasar una persona legalmente detenida sin una orden judicial. Según fuentes de Human Rights Watch, algunos oficiales de alto rango habrían explicado a los detenidos que usaban estas nuevas disposiciones y la Ley antiterrorista para mantenerlos legalmente detenidos durante 60 días en espera de una revisión judicial. Este límite inclumple el requisito establecido en el derecho internacional, que establece una revisión judicial "sin demora". Muchos de los detendios puestos en libertad afirman inclusoo que han estado privados de ella más de los 60 permitidos por la legislación siria.

 

Aunque es imposible comprobar el número de personas detenidas desde que comenzaron las protestas en 2011, la organización siria VDC (Centro de Documentación de Violaciones), cifra 32.160 detenciones. Según algunos activistas, las fuerzas de seguridad han llegado a detener a algunos de sus familiares para presionarles.

Entre los detenidos en régimen de incomunicación se encuentran varios empleados del Centro Sirio de Medios y Libertad de Expresión (SCM), allanado por la Fuerza Aérea de Inteligencia, en febrero de 2012. De los 16 detenidos, sietre de ellas mujeres, algunos han salido en libertad, pero todavía se desconoce el paradero de Mazen Darwish - presidente del centro, apadrinado por la sección española de Reporteros Sin Fronteras- Abdel Rahman Hamada, Ghareer Hussein, Mansour al Omari y Zetan Hani.

Recientemente, el 2 de octubre, uno de los abogados que trabajaba en la defensa de los decenidos en el Centro Sirio de Medios, Khalil Maatouk, fue secuestrado mientras se dirigía a su oficina con un amigo, Mohamed Zaza, y no ha sido visto desde entonces. Maatouk es el director ejecutivo del Centro Sirio de Estudios Jurídicos e Investigación y el director del Centro Sirio para la Defensa de los detenidos. Ha defendido a numerosos activistas, antes y durante las protestas, en tribunales militares, estatales y civiles. Según fuentes de Human Rights Watch, Maatouk tiene problemas de salud y se encuentra detenido en un centro de Damasco.

También se han producido detenciones por prestar asistencia humanitaria e incluso hay algunos médicos detenidos. El gobierno sirio ha violado así el derecho internacional humanitario, que obliga a permitir, facilitar, no obstaculizar y garantizar la seguridad de la asistencia humanitaria a poblaciones necesitadas.

Amnistía Internacional ha recibido el testimonio de médicos que han relatado, una vez en libertad, haber compartido reclusión con otros compañeros de profesión afines a las revueltas de febrero de 2012, en un centro de la Fúerza Aérea de Inteligencia de Damasco.

Uno de ellos, el Dr. Mohamad Osama Al-Baroudi, fue detenido en su clínica, el 18 de febrero, y otro, el Dr. Mahmoud Al-Refaai, en el hospital de Damasco, el 16 de febrero. Según el médico liberado el Dr. Al-Baroudi y el Dr. Al-Refaai fueron detenidos por proporcionar tratamiento médico a los manifestantes heridos.

Además, algunos testigos afirman que la inteligencia militar siria detuvo a Hussam Ahmed Al-Nabulsi después de resultar herido de bala en un ataque, el 31 de diciembre. Un familiar ha asegurado a Amnistía Internacional que, antes de su detención, había suministrado alimentos y dinero a familias necesitadas. Su familia ha tratado de averiguar su paradero pero las autoridades no han respondido a sus solicitudes de información.

Siria sigue siendo uno de los lugares más peligrosos del mundo para el ejercicio de la profesión periodística. Según Reporteros Sin Fronteras, desde el comienzo de las protestas antigubernamentales de marzo 2011, han sido asesinados 15 periodistas y 41 periodistas ciudadanos. Otros 150 han sido detenidos.

Los desertores y los detenidos que han sido puestos en libertad relatan todo tipo de torturas llevas a cabo por las fuerzas de seguridad sirias, como violaciones, desnudos forzados, descargas eléctricas en los genitales, golpes con porras y cables, orientados particularmente a las zonas sensibles del cuerpo, etc.

Una vez más, las organizaciones internacionales piden al gobierno sirio que detenga inmediatamente las detenciones arbitrarias y las torturas, y facilite el acceso inmediato a los centros de detención - con y sin notificaiones previas- a observadores internacionales, incluida la oficina del Enviado Especial Conjunto de las Naciones Unidas y la Liga de los Estados Árabes sobre la crisis en Siria, Lakhdar Brahimi, y la Comisión Investigadora Independiente para Siria (COI).


A su vez, la Oficina del Enviado Especial Conjunto y el COI deben poner a disposición profesionales observadores de derechos humanos capacitados para organizar visitas aleatorias y periódicas a todos los lugares de detención, incluidos los presuntos centros secretos. Estos expertos deben tener la capacidad y los recursos para identificar a las personas que están detenidas arbitrariamente y protegerlas de las represalias si se les entrevista.
 

      

  

DEFIENDE CON NOSOTROS LA LIBERTAD DE INFORMACIÓN  
(+Hazte AMIGO de RSF 
(+) Hazte SOCIO de RSF  
(+Haz una DONACIÓN 

 ÚLTIMOS INFORMES   

SUMARIO DE ATAQUES: 

          NUEVO ÁLBUM          

JAZZ. 100 Fotos por la Libertad de Prensa

       ÁLBUMES DE FOTOS   

         RSF | 100 Fotos de AI WEIWEI por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de PAOLO PELLEGRIN por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de SAM SHAW por la Libertad de Prensa  RSF | 100 Fotos de STEVE McCURRY por la Libertad de Prensa   RSF | 100 Fotos de MARTIN PARR por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de IZIS por la Libertad de Prensa    RSF | Ellas cambian LA INDIA, 100 Fotos por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de RENÉ BURRI por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de DAVID BURNETT por la Libertad de Prensa    RSF | 100 Fotos de PIERRE & ALEXANDRA BOULAT por la Libertad de Prensa    RSF | 101 Fotos de MAGNUM por la Libertad de Prensa