SIRIA | RSF pide una investigación independiente sobre el ataque a la sede de ARTA FM

29.04.2016 12:03
Reporteros Sin Fronteras condena el ataque por parte de individuos armados enmascarados a la sede de la radio independiente ARTA FM y a su director. Los hechos se produjeron en Amuda, una ciudad en la región de Rojava, al noreste del kurdistán sirio, la noche del 26 de abril. RSF urge a las autoridades una investigación al respecto.
 
Mohamed Hassan, director de ARTA FM, sufrió una emboscada cuando regresaba a casa. Individuos armados le llevaron al cementerio de la ciudad, le interrogaron y amenazaron con matarle si no cerraba las emisiones de ARTA FM.
 
Le llevaron posteriormente a la sede de la emisora y la prendieron fuego, destruyendo parte de sus equipos. Después se dieron a la fuga. La policía y las fuerzas kurdas de seguridad (Asayesh) apagaron más tarde el incendio.
 
“Pedimos a las autoridades locales que lleven a cabo una investigación imparcial e independiente sobre este ataque a radio ARTA FM y a su director para llevar a los responsables ante la justicia”, afirma Alexandra El Khazen, responsable de la oficina de Oriente Medio y Magreb de Reporteros Sin Fronteras. “Las autoridades locales tienen el deber de proteger el trabajo de los periodistas”, añade.
 
Pese a los daños en las instalaciones de la emisora, la radio sigue emitiendo a través del satélite Nilesat y sigue publicando sus informaciones en su página de la red social Facebook.
 
Hassan ha presentado una queja en la policía y ha pedido una investigación sobre lo sucedido. El director de ARTA FM ha contado a Reporteros Sin Fronteras que la radio seguirá emitiendo y que “no pertenece a ninguna facción política, sólo al pueblo”. Ha contado también que lleva tiempo siendo víctima de acosos y presiones locales.
 
El PYD, principal partido kurdo que controla parte de Siria, condenó ayer el ataque y pidió una investigación. 
 
Los periodistas sufren en esa región constantes amenazas, detenciones y hasta secuestros por las fuerzas de seguridad kurdas, mientras las autoridades locales censuran con frecuencia a los medios de comunicación. 
 
Las autoridades del distrito de Jezireh  prohibieron las emisiones en 2015 de Rudaw TV, un canal kurdo con sede en Erbil, y Orient TV, un canal sirio de oposición. Acusaron a los canales de emitir informaciones falsas y de promocionar la violencia y la discordia. Las dos televisiones fueron de nuevo prohibidas en Kobane en febrero de 2016.
 
Las diferencias entre las autoridades kurdas en Rojava y las autoridades kurdas en el kurdistán iraquí repercuten en los medios de comunicación y en los periodistas, sometidos a las mismas dificultades, presiones, detenciones, amenazas y censuras.
 
Siria ocupa el puesto 177 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras.