SERBIA | Los periodistas protestan por el deterioro de la libertad de prensa y se niegan a ‘ponerse de rodillas’

27.01.2016 21:21

 

Reporteros sin Fronteras (RSF) pide a las autoridades serbias que atiendan las legítimas demandas de los periodistas del país, que se han echado a centenares a las calles en la capital y en una docena de ciudades en los últimos días para denunciar el "deterioro" de la libertad de prensa. En los últimos dos meses ha habido cuatro protestas similares en Serbia.

 

Los medios de comunicación acusan al gobernante Partido Progresista Serbio (SNS) de ejercer presiones políticas sobre los periodistas, mientras que el primer ministro, Aleksandar Vucic, ha descrito las protestas como un "intento de desestabilizar" Serbia y ha hecho un llamamiento para adelantar las elecciones parlamentarias a abril, dos años antes de lo previsto.

 

Según la Asociación de Periodistas Independientes de Serbia (NUNS), los periodistas de la norteña ciudad de Pancevo están "obligados" a afiliarse al Partido Progresista Serbio para conservar sus puestos de trabajo. Los periodistas han explicado a Reporteros Sin Fronteras que el nivel de presión política sobre los medios de comunicación serbios se ha intensificado en los últimos meses. A menudo son blanco de campañas de difamación o el gobierno les acusa de ser "mercenarios a sueldo de potencias extranjeras".

 

"Insultados, mal pagados y despedidos", coreaban los periodistas durante las manifestaciones celebradas el martes a mediodía y la tarde anterior. Las protestas ante el deterioro de las condiciones de los periodistas comenzaron a principios de diciembre, después de un incidente entre el ministro de Defensa, Bratislav Gasic, y una periodista del canal de televisión B92. "Me gustan estas mujeres periodistas que se arrodillan tan fácilmente", le dijo Gasic a Zlatija Nabovic, cuando ella se arrodilló para evitar entrar en el campo visual de una cámara durante una conferencia de prensa. Su comentario sexista desencadenó las protestas.

 

La NUNS exigió la dimisión inmediata de Gasic. El primer ministro prometió destituirlo, pero no ha cumplido su promesa. La destitución, si es que la materializó, tendría que ser aprobada por el parlamento y esto no podría tener lugar antes de marzo, lo que aumenta la frustración.

 

Sin embargo, el relevo del ministro de Defensa es sólo una de las demandas del movimiento, que tiene por nombre "Los periodistas no se arrodillan". Los manifestantes también piden una investigación sobre la vigilancia ilegal de periodistas, ordenada por el ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic, y quieren que rinda cuentas el ministro de Cultura e Información, Ivan Tasovac.

 

"El Gobierno de Serbia parece tener un problema para aceptar que ya pasaron los tiempos en que las autoridades podían utilizar los medios de comunicación como herramientas de propaganda", apunta Alexandra Geneste, responsable de Reporteros Sin Fronteras para la Unión Europea y los Balcanes.

 

"Antes de intentar unirse a la Unión Europea, Serbia tiene que ponerse al día con las normas europeas sobre la libertad de prensa. La única postura que cabe por nuestra parte es apoyar este movimiento de protesta de los periodistas serbios y su negativa ‘a ponerse de rodillas’".

 

Los fotógrafos de prensa protagonizaron la protesta del martes. El Parlamento debía votar un proyecto de ley por procedimiento de urgencia, a propuesta de SNS, y presentado la semana pasada. Según dicho proyecto, que para satisfacción de la profesión fue finalmente rechazado, "cualquier fotografía tomada por rutina que se publique en formato electrónico, con independencia de si es la creación original de un autor, dejará de gozar de la protección de los derechos un autor".

 

Serbia ocupa el puesto 67, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2015 de la Libertad de Prensa  de Reporteros Sin Fronteras.